Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Agenda para el postkirchnerismo

La elevada alícuota de las cargas sociales, que representa entre el 45% y el 50% del salario, hace que la mitad de los ocupados de la Argentina no trabaje en blanco. Por eso, más importante que disminuir el impuesto a las ganancias, que es progresivo, es reducir cargas sociales, que es un impuesto regresivo. Hace falta un mínimo no imponible a las cargas sociales. 

Jorge Mera Director del Centro de Investigación en Servicios de Salud (Instituto Torcuato Di Tella)

En Argentina, la fuente principal del sostenimiento del sistema de salud ha provenido siempre de las familias, mientras que el sector público no llega ni a la cuarta parte del aporte total. El país necesita un Pacto de Salud que establezca las  funciones, atribuciones y responsabilidades de la Nación y de  las Provincias.

Nicolás Eliaschev Abogado especializado en energía, Profesor en UBA y UDESA

Sería un error histórico que el potencial que tienen los recursos no convencionales de petróleo y gas en Argentina determinaran una omisión de apostar activamente por el desarrollo de las energías renovables. La energía renovable no viene a desplazar a la energía convencional sino a complementarla.

Jimena Zúñiga Economista (UNC), Master en Políticas Públicas (Harvard)

Una regla de equilibrio presupuestario estructural – una política keynesiana, presente en otros países de la región y que no puede clasificarse como de izquierda ni de derecha – reduciría de 16% a 20% la volatilidad del PIB. Y en ciertos casos, reduciría a la mitad la volatilidad del consumo de quienes menos pueden defenderse de los efectos de las crisis. 

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

Se habla mucho de los subsidios a la energía o al transporte, pero poco de los subsidios que cubren el déficit de la empresa Agua y Saneamiento Argentinos, que pasaron de $ 25 millones en 2006 a $ 6.300 millones para 2013. AySA necesita modificar su modelo de gestión, pero descartando tanto privatización como la actual gestión estatal, se impone un governance alternativo. 

Existe amplio consenso en cuanto a que uno de los problemas más graves que habrá que resolver luego de concluida la "década ganada" es el restablecimiento de reglas razonables en materia de regulación e inversión para la provisión de servicios públicos de infraestructura y transporte. A simple vista, recuperar la inversión privada en estos sectores luce muy problemático debido a la pérdida de credibilidad subyacente luego de una década de aplicación de la política K: el costo del capital continuará siendo muy elevado por varios años mientras se reconstruye una mejor reputación, lo cual exigirá tarifas muy altas que serán a su vez, tarde o temprano, políticamente inviables ante la presión social emergente. Así, la única opción viable aparentemente sería la inversión pública en el área de infraestructura. Pero existen otras opciones. Una podría ser que la inversión privada en la infraestructura de los servicios públicos tenga un financiamiento tal que torne virtualmente imposible su posterior confiscación. Esto es, el restablecimiento del modelo de gestión privada de inversiones y prestación de servicios públicos puede lograrse en tanto los fondos utilizados para dicha inversión provengan de agentes económicos que tengan la capacidad de ejercer una influencia política doméstica suficiente, como el Estado Nacional, las provincias y los municipios; los propios usuarios; los fondos del sistema de seguridad social. El financiamiento privado por fuera de estas alternativas quedaría implícitamente limitado mientras exija una remuneración superior a la resultante de estas fuentes domésticas, pero resurgirá espontáneamente en cuanto baje suficientemente el riesgo-país.

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

Es probable que un governance intermedio entre la prestación estatal y la relación bilateral estilo de las privatizaciones de los 90 sea el adecuado hasta desarrollar instituciones más creíbles. Este modelo mixto demanda reducir la especificidad de la inversión a cargo de la empresa concesionaria y reducir la incertidumbre sobre las futuras transacciones.

Páginas

Más en Bastión

BASTION en el mundo