Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Exterior

Juan Negri Doctor en Ciencia Política (University of Pittsburgh)

Mirando los factores estructurales de la política estadounidense, no estamos frente a una elección revolucionaria. Desde hace mucho tiempo que en los Estados Unidos existen el blue wall y el red wall: los estados que no son competitivos porque sistemáticamente votan demócrata o republicano respectivamente. En este aspecto la elección actual no modifica este escenario.

Joaquín Harguindey Politólogo (UBA)

La competencia por el control de la rama legislativa del gobierno estadounidense ha recibido una porción de la atención mucho menor que aquella otorgada a su homóloga ejecutiva. Pero buena parte de la agenda de gobierno de ambos candidatos, particularmente sus porciones más publicitadas, dependen completamente de poseer por lo menos la mitad de los cien escaños en el Senado.

Santiago Rodríguez Rey Magister en Comunicación Política (USC)

Ha sido un proceso electoral largo, muy largo; larguísimo. Finalmente, Hillary Clinton parece estar a horas de convertirse en la primer mujer presidente en la historia de los Estados Unidos. Pero con republicanos y demócratas separados en el congreso, bloqueando el trabajo legislativo, y una brecha ideológica agudizada,  no resulta claro si su gobierno será el epílogo de una era o el prólogo de otra muy distinta por venir.

 

 

Nicolás Solari Analista Senior en Poliarquía Consultores

En esta elección se contraponen dos cosmovisiones de Estados Unidos que resultan antagónicas e irreconciliables: un relato de tinte populista y maniqueo de Donald Trump, que resalta las virtudes de un ideario nacionalista, industrialista y predominantemente blanco. Y la imagen posindustrial y cosmopolita de Hillary Clinton, que se afianza en las grandes metrópolis del país. La encrucijada electoral está planteada y en las urnas está la respuesta. 

Eduardo Rivas Magister en Estudios de la UE (Universidade da Coruña)

Con 136 votos a favor (59,15%) y 96 en contra (40,85%), más dos abstenciones, el PSOE socialista dio un giro de 180° en su postura ante la posible investidura de Mariano Rajoy y decidió que, tras oponerse en la primera votación, se abstendría en la segunda permitiendo que el líder del Partido Popular (PP) gobierne en minoría. Lo que se exhibe como un gesto en pos de la gobernabilidad del país es en realidad una acción de supervivencia.

Mogens Lykketoft logró que la elección del Secretario General adquiera una publicidad y una transparencia inéditos. Obligó a cada candidato a hacer campaña y posibilitó una mayor influencia de la sociedad civil sobre el proceso. Sin esas reglas hubiera sido sencillo bajarle el pulgar a António Guterres en el Consejo de Seguridad. En la opacidad previa a Lykketoft, la aversión de EE.UU. y Rusia por tener un Secretario General poderoso podrían haber acabado con su candidatura.

Juan Manuel Trak Docente e investigador (Centro de Estudios Políticos, Universidad Católica Andrés Bello)

Venezuela se encuentra ante una crisis sistémica cuya resolución por medios institucionales es cada día menos probable. La Asamblea Nacional anulada por el TSJ, la participación ciudadana obstruida por el CNE, la economía dominada por los militares y una mayor represión política permite decir, Good Bye Democracia en Venezuela.

Páginas

Más en Bastión

BASTION en el mundo