Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Exterior

Eugenia Mitchelstein Directora de la Licenciatura en Comunicación Social (UdeSA)

En el 2015 aumentaron los ingresos de los estadounidenses en todos los quintiles y el nivel de aprobación de la administración de Barack Obama, entre otros indicadores, parecían indicar una victoria de Clinton. Estas variables no cambiaron en las últimas semanas. Sin embargo, la mayoría de los análisis ignoró la creciente desigualdad en Estados Unidos. Este factor, junto a la desaparición de la clase media en el Rust Belt podría haber ayudado a hacer pronósticos.

Santiago Rodríguez Rey Magister en Comunicación Política (USC)

El equipo que conformaron Michelle Obama, Barack Obama, Joe Biden, Elizabeth Warren y, en menor medida, Bernie Sanders, para suplir las deficiencias como candidata de Hillary Clinton fue un fracaso rotundo. La participación electoral parece estar en niveles muy cercanos a 2012, que había sido ya menor al pico alcanzado en 2008. La incapacidad de Obama de asegurar su legado a través de la “persona más capacitada para hacerse cargo de la presidencia” será una mancha importante en su presidencia.

Franco Rinaldi Politólogo

Esta elección eso acaso la definición más acabada de una carrera ajustada. Si Trump no gana Florida está prácticamente terminada su posibilidad de llegar a la Casa Blanca, y aplica lo mismo para el caso de que Hillary Clinton no gane Pennsylvania. Las votaciones comienzan a cerrar a las 20 hora argentina y los primeros resultados, tal vez contundentes, podrían estar antes de la media noche.

Juan Negri Doctor en Ciencia Política (University of Pittsburgh)

Mirando los factores estructurales de la política estadounidense, no estamos frente a una elección revolucionaria. Desde hace mucho tiempo que en los Estados Unidos existen el blue wall y el red wall: los estados que no son competitivos porque sistemáticamente votan demócrata o republicano respectivamente. En este aspecto la elección actual no modifica este escenario.

Joaquín Harguindey Politólogo (UBA)

La competencia por el control de la rama legislativa del gobierno estadounidense ha recibido una porción de la atención mucho menor que aquella otorgada a su homóloga ejecutiva. Pero buena parte de la agenda de gobierno de ambos candidatos, particularmente sus porciones más publicitadas, dependen completamente de poseer por lo menos la mitad de los cien escaños en el Senado.

Santiago Rodríguez Rey Magister en Comunicación Política (USC)

Ha sido un proceso electoral largo, muy largo; larguísimo. Finalmente, Hillary Clinton parece estar a horas de convertirse en la primer mujer presidente en la historia de los Estados Unidos. Pero con republicanos y demócratas separados en el congreso, bloqueando el trabajo legislativo, y una brecha ideológica agudizada,  no resulta claro si su gobierno será el epílogo de una era o el prólogo de otra muy distinta por venir.

 

 

Nicolás Solari Analista Senior en Poliarquía Consultores

En esta elección se contraponen dos cosmovisiones de Estados Unidos que resultan antagónicas e irreconciliables: un relato de tinte populista y maniqueo de Donald Trump, que resalta las virtudes de un ideario nacionalista, industrialista y predominantemente blanco. Y la imagen posindustrial y cosmopolita de Hillary Clinton, que se afianza en las grandes metrópolis del país. La encrucijada electoral está planteada y en las urnas está la respuesta. 

Páginas

Más en Bastión

BASTION en el mundo