Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Economía

Desde que arrasó en las elecciones, hace un año, Cristina Kirchner pasó del intervencionismo al estatismo. El proyecto oficialista de reformas al mercado de capitales no promete sólo una mayor intervención, sino una mayor politización de la relación entre el Estado y las empresas, al punto de establecer que para autorizar ofertas públicas de acciones, la CNV tendrá en cuenta las condiciones "subjetivas" de los emisores

El proyecto de reforma de la Ley de Oferta Pública enviado esta semana al Congreso aborda la necesidad real de una mayor transparencia y regulación en el sector financiero. Pero la iniciativa ignora los problemas de fondo que apremian al mercado: la inflación (que desincentiva el ahorro) y la pérdida de competitividad de las empresas (que desincentiva la inversión). Además, tiene un sesgo hacia la concentración de poder. Un molde de políticas públicas muy utilizado en el kirchnerismo. 

¿Quién es Marcelo Diamand, una de las referencias favoritas de Axel Kicillof? Fue un economista argentino que, para fascinación de Axel, destacaba el predominio del agro en la estructura productiva argentina y la dificultad de la industria para competir internacionalmente y desarrollarse. Sin embargo, Diamand rechazaba el cierre de la economía y la sustitución de importaciones como solución, algo que tal vez Axel no llegó a leer. 

Desde la salida de la convertibilidad el crecimiento de las exportaciones industriales, que impulsaron gran parte del crecimiento de la última década se explica casi exclusivamente por el crecimiento del mercado mundial. Y desde hace un lustro ni siquiera logramos mantener nuestra participación. Argentina no contará, en el futuro cercano, con muchos de los factores que ayudaron durante la última década. Si no logramos mejorar nuestra posición relativa con tipo de cambio real alto, energía barata y abundante, capacidad ociosa, financiamiento a tasas negativas y subsidios ¿Qué esperar para los próximos años cuando, muy posiblemente, la demanda global deje de darnos tan buenas noticias?

Sólo en Aerolíneas, Enarsa, AR-SAT y el Fútbol para Todos el Gobierno habrá gastado al final del presente año casi 59 millones de pesos por día. Un total de 21.521,2 millones. Es un poco más de lo que piensa gastar en 2013 por medio de la Anses por todo concepto, desde las jubilaciones hasta la Asignación Universal por Hijo y Embarazo, desde la entrega de netbooks gratuitas hasta el seguro de desempleo.

La inflación es la que oficialmente está midiendo el Gobierno. Que tenemos que mejorar todavía, no amerita a decir que tenemos un proceso inflacionario descontrolado. La Presidenta fue muy clara cuando dijo que es inmanejable un país con una inflación por encima de 15, 18 o 20 por ciento.

El hecho de que estemos dándole vueltas a los mismos debates que tuvieron nuestros abuelos (y cometiendo muchos de los mismos errores) es un enorme fracaso de la economía como disciplina práctica. Una parte de esto refleja la negativa de los legisladores a escuchar lo que sabemos, pero parte de ello refleja las decisiones deliberadas de muchos economistas de olvidar lo que sabemos, y la consiguiente falta de una orientación profesional clara. Y así, al habernos negado a aprender de la historia, estamos condenados sin duda a repetirla.

Algo ha cambiado en los últimos seis años. Argentina hoy es un país mucho más caro en dólares y hay sectores que lo sufren y mucho. Los turistas vienen menos, los call centers se van a otros países y es más difícil exportar. Paliativos como los controles cambiarios sirven para ganar tiempo, pero las soluciones de fondo en algún momento tendrán que llegar. Y cuanto más se demoren más difícil va a ser recurrir a la sintonía fina, y aumentan las chances de que sea necesaria una sintonía gruesa.

Páginas

Más en Bastión

BASTION en el mundo