Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Cultura

Pablo Ottonello Escritor y realizador visual
Nunca imaginé que el correo postal costara tan caro. La novela que mandé a su concurso cuesta $794,50 pesos argentinos. Pesó 1,125 kg, como un hijo prematuro. La cifra me hizo pensar. A mi libro también le faltarían meses de incubación, desarrollo de hígado y pulmones, consolidación de la función cardíaca y paz renal. Pero el concurso cerraba ahora, y yo tengo una sola vida.
Sebastián Bonaudo Periodista que escribe y produce televisión
Gabriel Lisboa, el personaje de “Contarlo todo” es eso que cuento de mí mismo, el lector tardío, el narrador inocente. Hay una gran necesidad de escuchar a gente no cínica y tal vez por eso mucha gente se ve reflejada en esa manera de contar, de cómo se enfrenta a esos descubrimientos. La ingenuidad puede ser un excelente lugar para ver la realidad, la mirada infantil no contaminada.
Damián Tullio Trabaja con palabras
Si van a ver a Beck por estos días van a ver también a Jason Falkner. Es un rubio que toca la guitarra. Esta ahí, a un costado, haciendo coros también, marcando el tempo de un banda que es un rejunte inteligente de un solista. Falkner tocó con todos, es una mano invisible del rock. Yo compraría una entrada de Beck sólo para verlo a él.
I met Willem Dafoe in the house with high ceilings and zen gardens that Francis Ford Coppola had (and perhaps still has) in Palermo. Now that Willem came back to Buenos Aires to present "The Old Woman", I could talk to him about acting, poetry, theatre and production.
Pablo Ottonello Escritor y realizador visual
Conocí a Willem Dafoe hace unos años en la casa de techos altos y jardines zen que Francis Ford Coppola tenía en Palermo. Ahora que Willem volvió a Buenos Aires para el estreno de “The Old Woman”, hablé con él de actuación, poesía, teatro y escalas de producción, y de cómo un actor como él va de teatro en teatro sin perder el contacto con la material esencial del actor.
Daniel Stejman Publicista

Dos paranoias populares enfrentadas cara a cara. Unos chiflados afirman que durante su época de mayor éxito, Paul McCartney murió en un accidente de tránsito y que un impostor idéntico a él, Billy Shears, pasó a ocupar su lugar en todas las apariciones públicas de los Beatles. Otros fanáticos dicen que todo eso es mentira y que Paul está vivo.

Páginas

Más en Bastión

BASTION en el mundo