Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Jugando de contra: #500DiasdeMacri y #ElFracasoDeMacri

Observatorio de Redes
Una iniciativa de GICP UBA Coaliciones Políticas, OEAR (CIPPEC) y BASTION Digital

Somos un equipo de docentes y estudiantes de Ciencia Política de distintas universidades argentinas y extranjeras. Comité Académico: Ernesto Calvo (UMD), Miguel De Luca (CONICET/UBA), María Esperanza Casullo (UNRN), y Julia Pomares (CIPPEC). ¿Qué es el Observatorio?

-A A +A
Mié, 07-06-2017

Por Leandro Gregori e Iván Seira

Salió el de #500

Los 500 días del gobierno de Cambiemos y, más precisamente, de la presidencia de Mauricio Macri hicieron ruido en las redes sociales, donde los usuarios expresaron sus posiciones al respecto de los resultados de este año y medio de gobierno. Como siempre, desde el OdeR tratamos de seguir el vuelo del pajarito azul. Para esto, se descargaron más de 91.810 tweets siguiendo los hashtags que fueron tendencia en relación al mandato del presidente de la Nación.

Esta red presenta algunas particularidades que la diferencian del resto de las participaciones de los usuarios en las redes sociales. En primera instancia, se registraron usuarios que participaron de manera activa en el debate y que no son necesariamente dirigentes políticos de ninguno de los espacios que, a priori, se esperaban más activos en Twitter.

Un primer acercamiento a la red nos permite observar dos grandes comunidades de actores bien concentrados y demarcados que, a la vez, interactúan entre sí. En palabras llanas, los usuarios dialogaron mucho entre sí.

El hashtag #500DiasdeMacri fue, sin lugar a dudas, el más utilizado para el debate (30.000 tweets descargados): esto implica que, aquellos usuarios que simpatizan con el gobierno y aquellos que se manifestaron en contra, dialogaron muchas veces dentro del mismo cuarto, bajo esa etiqueta en común. Sin embargo, existieron usuarios que, utilizando los hashtags #500DiasSinCristina, #500DiasJuntos y #500DiasSinKirchnerismo formaron comunidades en los que se permite observar tweets que abiertamente se pronunciaron a favor del actual Jefe de Estado.

 

 

Trolls y peronistas: primer round

Como mencionamos anteriormente, en la red se presentaron dos grandes grupos. El primero de ellos aglutina al FpV (o lo que quedó de ello), encabezado por algunos de sus dirigentes más activos en las redes sociales y por cuentas como @CasaRosadaAR. Así, reconocidos cuadros políticos como @wadodecorrido, @FerEspinozaOK, @magariovero, @marianorecalde y @minsaurralde, comparten una misma comunidad y articulan un discurso homogéneo y estructurado: unidos y organizados.

 

Por el otro lado, llama poderosamente la atención la ausencia de dirigentes de Cambiemos. Su lugar lo ocupan cuentas como @Hijitus2017, @ElisaCarrioArg (una cuenta en apoyo a Lilita), @lanataenel13, @lanataparatodos, @antik1100000 y @WalhallaMann. No sólo no participaron del debate en las redes dirigentes del PRO, ni de la UCR,  mucho menos del espacio de Elisa Carrio como así tampoco lo hicieron desde la Coalición Cívica, sino que este lugar fue ocupado por “Trolls” o “Fakes” oficialistas, usuarios o cuentas cuya actividad se concentra en el asedio hacia el gobierno anterior.

 

La grieta en twitter

El diálogo, debate y chicana en función a los #500DíasDeMacri se estructuró en dos grandes comunidades, no registrándose ningún actor marginal con relevancia que haya participado del diálogo por fuera de estos dos grandes grupos. Así, los actores que se manifestaron en contra del gobierno, en su mayoría, se alinearon de un lado de la cancha y del otro, aquellos usuarios que se dedicaron a elogiar ante la patria twittera a la actual gestión. y, de paso, manifestar hacia toda la patria twittera, su enojo para con el kirchnerismo.

Es importante señalar que, si bien existió diálogo entre ambos grupos, el mismo se ordenó mayormente entre los amigos usuarios que integran cada uno de las comunidades.

Otro de los aspectos que no podemos dejar de mencionar es el rol de Cambiemos en las redes sociales: si nos remontamos a alguna de las notas anteriores del OdeR, podíamos observar dirigentes del actual oficialismo muy activos en las redes, denunciando activamente al kirchnerismo. En estas redes podemos claramente observar como el actual oficialismo ha abandonado las redes como arena de debate, dejándole el lugar a sus acólitos twitteros, quienes tomaron el guante de la denuncia constante, en este caso, a sectores que actualmente representan la oposición. En tanto, el actual rol de la oposición en las redes sociales es poco organizado e intermitente: como podemos observar en las dos redes, mientras que en una encontramos dirigentes políticos haciéndose eco del debate, en la otra brillan por su ausencia y su lugar es ocupado por usuarios “de a pie”, de forma desprolija y poco coordinada.

 

La ancha avenida (digital) del medio

Llama la atención la ausencia en el debate de sectores que no respondan al kirchnerismo tradicional ni que se manifiesten a favor del gobierno de Mauricio Macri. No se incorporaron al debate ningún massista ni simpatizantes de los partidos de la izquierda tradicional.

Nuevamente, la discusión se estructura en torno a una posición a favor o en contra del gobierno, y esos papeles fueron interpretados, como nos tienen acostumbrados, por un lado el kirchnerismo y por otro, el macrismo, con la salvedad que, en esta oportunidad, ningún funcionario oficialista se subió al debate, sino que esta vez, la oposición ordenó la discusión contra una pared.

#ElFracaso –en las redes-

Días después de haber revuelto las redes con #500DiasDeMacri, bajo el hashtag #ElFracasoDeMacri, distintos usuarios de la red del pajarito azul se ordenaron en función a lo que intentó ser una campaña opositora en contra del gobierno del actual mandatario argentino. Así, en línea a la campaña #500DíasDeMacri, la división se volvió tajante, y esta vez con redes aún más definidas: en un lado del ring, aquellos impulsores de la campaña en contra del presidente de ojos claros; por el otro, los oficialistas enardecidos, tras haber detectado cuentas truchas, argumentos inconsistentes, y mensajes copiados textuales unos de otros y con consignas que se contradecían entre sí (una misma persona afirmaba que cobraba un salario de $9.000, posteriormente ser jubilada, y luego afirmarse dueña de una casa de comidas) tweets sin sentido, que contribuyeron a crear el Trending Topic.

Esta vez, encontramos dos comunidades bien definidas, en cada una de ellas se agrupan usuarios que han recibido retweets en función de un hashtag específico. Así, encontramos por un lado, usuarios que interactúan mucho entre sí y comparten un mismo interés, en tanto en la vereda de enfrente se encuentran aquellos que se alejan de este debate, pero a su vez dialogan entre sí. Tal y como se observa en la red, estos dos grupos cuentan con escasa interacción entre ellos. Es decir, los impulsores de la campaña dialogan entre sí, como así también lo hicieron aquellos que denunciaron los mecanismos adoptados en la cruzada cibernética opositora.

 

 

Similitudes y diferencias

En esta red, a diferencia de la de #500DíasDeMacri, encontramos mucho menos diálogo entre las comunidades conformadas en la plataforma. Si bien la citada red no registraba intensa interacción, ésta segunda mucho menos.

Por otra parte, los actores siguieron siendo los mismos que en la red anterior: casi ningún dirigente político se hizo presente en el debate twittero, pero si lo hicieron, como era de esperarse, cuentas abiertamente a favor o en contra del gobierno de Mauricio Macri, como @RiesgoPaisOK, @victorfyt, @NickyMarquez1 o @rodolfoCeniz

Oficialistas, de contra

Uno de los principales fenómenos con los que nos encontramos a la hora de confeccionar ambas redes, es la diferencia en la densidad de cada una de ellas: por un lado, el ataque de las cuentas opositoras conformó una red de mediana densidad, en tanto la contraofensiva  del espectro pro-gobierno logró construir una red de interacciones mucho más densa y fuerte. La estrategia opositora fracasó otra vez, y lo que resultó ser una ofensiva en contra de la gestión actual, terminó por restar legitimidad a la campaña, vinculada desde las redes con el (ex) FpV. Este fenómeno da cuenta de la capacidad de espacios políticos de coordinar sus estrategias por fuera de las redes sociales donde encontramos un grupo de usuarios replicando un mismo mensaje durante un tiempo y espacio determinado para instalar un issue en la agenda política. Ahora bien, lo que es aún más llamativo es la forma en la que esta coordinación política resultó en un fracaso virtual: mismos usuarios replicando distintos mensajes simulando ser a la vez jubilados, empleados y subsidiados, con mensajes pre formulados, convirtieron lo que intentó ser una campaña política en una oportunidad para aquellos usuarios que se manifiestan a favor del gobierno de volver a atacar a los actuales opositores en las redes.

 

Conclusiones - Unidos y (des)Organizados

Estas redes nos enseñan la importancia de actuar de forma integrada la consistencia en las interacciones desde las redes sociales. Permiten observar los riesgos y potenciales falencias de una estrategia (des) coordinada desde un grupo homogéneo. Así, estrategias que han sido concebidas con un fin político organizado, vislumbran un fracaso rotundo en tanto no operan con una consistencia y unicidad. En este sentido, la oposición obtuvo un pésimo resultado de una ofensiva que adoptó un curso no esperado.

Por su parte, las comunidades conformadas en virtud de los hashtags fueron exclusivamente de usuarios de “a pie”: la ausencia de dirigentes políticos en estas redes da cuenta de la mayor participación de algunos usuarios, no conocidos en la arena política, en el debate político virtual propiamente dicho. Esto da cuenta que muchas veces sólo alcanza con prender la mecha del debate para que los usuarios más activos en la red social motoricen el tema impuesto en la agenda. Ambas redes contaron con un protagonismo exclusivo de usuarios y casi ninguna figura partidaria, o al menos no a la vista de los ojos del universo twittero.

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo