Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Redes de financiamiento político en la elección de 2014 en Uruguay

Rafael Piñeiro
Profesor asistente del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Católica del Uruguay

Cecilia Rossel
Profesora asistente del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Católica del Uruguay

Santiago Acuña
Asistente de investigación del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Católica del Uruguay

-A A +A
Jue, 12-10-2017
La democracia se basa en la idea de que cada ciudadano tiene las mismas posibilidades de influir sobre la política. Obviamente, esta idea está lejos de materializarse en cualquier democracia, pero lo está aún más cuando los recursos para ejercer influencia sobre la política (más allá del voto), están distribuidos inequitativamente en la sociedad. La capacidad de algunas personas de influir, en función de poseer recursos valiosos para hacer campaña, no es nueva. Sin embargo, la sensibilidad de los ciudadanos y la preocupación ciudadana sobre el funcionamiento de la democracia sí lo es. 

La democracia se basa en la idea de que cada ciudadano tiene las mismas posibilidades de influir sobre la política. Obviamente, esta idea está lejos de materializarse en cualquier democracia, pero lo está aún más cuando los recursos para ejercer influencia sobre la política (más allá del voto), están distribuidos inequitativamente en la sociedad. La capacidad de algunas personas de influir, en función de poseer recursos valiosos para hacer campaña, no es nueva. Sin embargo, la sensibilidad de los ciudadanos y la preocupación ciudadana sobre el funcionamiento de la democracia sí lo es.

La corrupción asociada al financiamiento de campañas en varios países de América Latina y la percepción de captura de la política por parte de las corporaciones en el mundo desarrollado a través del “Big Money” hace ver a la democracia, incluso en los países en donde está más consolidada, como una fachada. Para muchos las elecciones son un concurso por recursos más que una competencia por votos.

Las normativas que muchos países han desarrollado para regular el financiamiento de las campañas buscan mitigar la capacidad de quienes tienen recursos para ejercer una influencia desmedida sobre los políticos y sus políticas. De esta manera se imponen topes a donaciones, se impide a las empresas donar dinero, se limitan los tiempos de las campañas y se establecen subsidios públicos, entre otras medidas. Asimismo, se establece como criterio que las donaciones y los gastos deben declararse y hacerse publicos. La idea es reducir la dependencia del dinero para hacer campaña y transparentar los intereses que están detrás de partidos y candidatos.

Todas las medidas que se tomaron a partir de los noventa en América Latina para intentar regular el financiamiento de campañas no parecen haber sido la solución. Más aún, existe una percepción generalizada respecto a que estas normas han sido un saludo a la bandera por parte de los políticos y no verdaderos compromisos con la transparencia. Sin embargo, estas mismas normas sobre financiamiento, permitieron conocer los primeros datos de los ingresos y los gastos de las campañas. [1]

En Uruguay desde 2009 las listas de candidatos están obligadas a presentar declaraciones de gastos e ingresos. Estas declaraciones incluyen la nómina de donantes (con el monto correspondiente a la donación). La ley en Uruguay permite las donaciones de personas físicas y de personas jurídicas (empresas) hasta un límite que correspondía en la elección de 2014 a U$S 30 mil (aproximadamente). En octubre de 2014 se realizó la primera vuelta presidencial concurrentemente con la elección de diputados y senadores. Se presentaron siete partidos y cinco de ellos, el Frente Amplio (FA), el Partido Nacional (PN), el Partido Colorado (PC), Partido Independiente (PI) y Unidad Popular (UP), lograron obtener representación parlamentaria. Esos siete partidos presentaron 593 listas de candidatos (entre fórmulas presidenciales, listas de senadores y listas de diputados en las 19 circunscripciones departamentales). Cada uno de estos agentes son quienes podían recaudar y ejecutar gastos de campaña y por lo tanto estaban obligados a declararlos.

La publicidad de las declaraciones de ingresos y gastos de los candidatos en Uruguay significa un avance respecto a la situación pre 2009, cuando el financiamiento privado no estaba regulado. El análisis de las declaraciones permite avanzar en entender el fenómeno del financiamiento político en Uruguay al menos en relación a lo que los candidatos están dispuestos a declarar, dado los bajos niveles de control sobre la veracidad de las declaraciones.

El análisis de redes sociales es una de las técnicas que se pueden utilizar para indagar en las características del financiamiento político, en particular la lógica de las donaciones. Las donaciones pueden ser entendidas como vínculos entre donantes y candidatos que estructuran redes de financiamiento. En este análisis se presentan dos redes. La primera, “red de donantes” (empresas y personas), mapea los vínculos entre quienes realizan aportes, definidos por donar a una misma lista o candidato. Es decir, dos donantes estarán vinculados en esta red de manera directa si donaron al mismo candidato. La segunda, “red de políticos”, mapea vínculos entre políticos (fórmulas presidenciales, listas de senadores y listas de diputados), definidos por recibir aportes de un mismo donante.[2]

La red de donantes tiene 116 nodos[3] de los cuales 51% son personas y el 49% son empresas 49%) y tiene un 13,4% del total de vínculos posibles en esa red. Es una red con conectividad relativamente alta, ya que el 72% de sus integrantes pertenece al componente principal. Esto quiere decir que un 72% de los donantes pueden conectarse entre ellos a través de vínculos directos (donaron al mismo candidato) o indirectos (a través de donantes que aportaron al mismo candidato que ellos, que al donar también a otros candidatos los conectan indirectamente con otros donantes).

 

¿Qué se puede observar en la red de donantes?

 

  1. Dentro del componente principal se pueden distinguir grupos de donantes. Estos grupos están conformados por empresas o personas que donan a listas específicas de un partido determinado, que a su vez tienen una cantidad importante de donantes (ver figura 1).

 

Figura 1. Red de donantes

 

 

 

Los puntos rojos representan a personas y los verdes a empresas.

Fuente: elaboración de propia a partir de datos de la Corte Electoral de Uruguay

 

  1. Las empresas y las personas no tienen el mismo patrón de donación. Mientras que las personas suelen donar a una lista, las empresas suelen donar a más de una y de más de un partido. Si graficamos el tamaño de los nodos en función de una medida de intermediación (betweenes centrality) son las empresas y en particular algunas de ellas las que sobresalen. Esta medida muestra que  son las empresas las que donan a más de una lista de más de un partido (y donar a listas que a su vez tienen varios donantes), por tanto intermedian entre muchos donantes (ver figura 2).

 

 

Figura 2. Red de donantes con grado de intermediación

 

 

 

Los puntos rojos representan a personas y los verdes a empresas. El tamaño de los puntos responde al grado de intermediación, a mayor tamaño corresponde un mayor grado de intermediación.

Fuente: elaboración de propia a partir de datos de la Corte Electoral de Uruguay

 

  1. Estas empresas son las que unen a los donantes de diferentes partidos y hacen que el 72% de esos donantes estén conectados en un único componente. Estas empresas son de rubros diferentes: frigoríficos, supermercados, shopping centers, laboratorios, arroceras, consultoría y logística. Todas son empresas grandes y líderes en sus respectivos rubros.

La red de políticos tiene 35 nodos de los cuales 11% son fórmulas presidenciales, 20% listas de senadores y el 69% listas de diputados. Esta red es mucho menos densa que la de donantes, solo tiene el 6,6% del total de vínculos posibles en esa red. La conectividad es relativamente baja, ya que el 35% de sus integrantes pertenece al componente principal. Esto quiere decir que un 35% de los nodos de esta red pueden conectarse entre ellos a través de vínculos directos (recibieron aportes del mismo donante) e indirectos (comparten donantes con otros candidatos que a su vez se vinculan con terceros candidatos por compartir donantes con ellos).

 

¿Qué se puede observar en la red de políticos?

 

  1. El componente principal (en el que se conectan el 35% de los nodos de la red) está integrado por las fórmulas presidenciales de los cuatro principales partidos (FA, PN, PC y PI), cinco listas de senadores pertenecientes al FA y al PC, y tres listas de diputados de Montevideo (dos del FA y 1 del PN). Esta red es la contracara de la de donantes y el componente principal está unido por donaciones de las empresas que donan a más de un candidato. Los candidatos que no pertenecen al componente central suelen ser listas de diputados (ver figura 3).

 

Figura 3. Red de candidatos con grado

 

 

Los puntos rojos representan fórmulas presidenciales, los azules a listas de senadores y los verdes a listas de diputados. El tamaño de los puntos responde al grado (número de conexiones), a mayor tamaño corresponde un mayor grado.

Fuente: elaboración de propia a partir de datos de la Corte Electoral de Uruguay

 

  1. Los vínculos de la red no guardan relación alguna con los partidos o con las fracciones. Esto indica que los donantes (en particular los más importantes) no donan a diferentes candidatos dentro de un mismo partido o en diferentes niveles dentro de una misma fracción. Por el contrario, los grandes donantes vinculan a candidatos de los distintos partidos.
  1. Las fórmulas presidenciales del PC y del PN son las que presentan mayor cantidad de conexiones (grado). Esto es producto de que no solo declaran tener muchos donantes, sino que a su vez reciben aportes de donantes que los conectan con muchos otros candidatos (otras fórmulas presidenciales, listas de senadores y listas de diputados no solo de su partido sino también de FA).

El análisis de redes sociales aplicado al financiamiento de partidos nos permite apreciar patrones de donaciones. Se puede observar cómo las empresas y en particular algunas de ellas (empresas grandes y líderes en sus respectivos sectores) suelen donar a varios candidatos en diferentes niveles (fórmulas presidenciales, listas de senadores y listas de diputados). Por el contrario, las personas muestran un comportamiento diferente, aportan solo a una lista o a una fórmula presidencial y en ocasiones especiales a más de una lista en diferentes niveles, pero dentro de un mismo partido. Estos patrones de donación también construyen redes de candidatos. Quienes donan a más de un candidato suelen concentrarse en actores políticos importantes del sistema, fórmulas presidenciales, listas de senadores y listas de diputados de Montevideo. Si bien existen empresas que donan exclusivamente a candidatos de centro derecha (candidatos del PN y PC), otras cruzan esa frontera y terminan uniendo a candidatos del PN y PC con los del FA.

Estudiar los patrones de financiamiento ayuda a comprender mejor el mercado del financiamiento político. A su vez la generación de datos a partir del análisis de redes permite comenzar a explorar si las conexiones a partir del financiamiento están asociadas a estrategias de financiamiento, a posiciones ideológicas o políticas, o a la capacidad de definición en ciertas áreas de política, entre otras. Por otro lado, permite estudiar también si las lógicas empresariales de donación están asociadas a sus estrategias de lobby. Estos análisis también colaboran con quienes tienen a su cargo regular el financiamiento político. Permiten entender cuáles son las lógicas de financiamiento y aporte que están regulando. Por último, posibilita que los ciudadanos accedan a información sobre qué empresas y personas donan a qué políticos y en definitiva cómo se financian los políticos.[4]

 

 

*Los datos utilizados para elaborar esta nota son resultado del proyecto “Financiamiento de campañas en Uruguay” del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Católica del Uruguay. Este proyecto es una iniciativa desarrollada en asociación con Uruguay Transparente, el programa periodístico No Toquen Nada y la Fundación Friedrich Ebert en Uruguay. Más datos sobre el proyecto y sus productos se pueden encontrar en: https://finpol.github.io.

 

 

NOTAS


[1] El cumplimiento de estas normas está lejos de ser estricto y las declaraciones de gastos e ingresos están lejos de ser veraces. Si bien se presume que las declaraciones no contemplan todas las donaciones y/o no se declaran por el total de los montos recibidos, estos datos entregan pistas respecto al financiamiento político, al menos el que los candidatos están dispuestos a declarar.

[2] Para simplificar ambas redes, se toman en consideración a las donaciones grandes. Las definimos en este caso como donaciones que superan los U$S 4.555 (la media de las donaciones de empresas). Es decir, se mapean los vínculos que se establecen por donaciones que superan el promedio de los montos donados por empresas a candidatos.

[3] Por nodos nos referimos a los en este caso a los donantes, empresas y personas entre las que se generan los vínculos.

[4] Para ver un ejemplo de cómo el software de redes puede utilizarse para construir herramientas de visualización de datos de campaña visitar: https://finpol.github.io/map.html. Esta herramienta utiliza datos sobre financiamiento de la elección de 2014 en Uruguay y construye un mapa de donaciones que permite hacer búsquedas y observar las conexiones entre políticos y donantes.

 

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo