Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Recrear la cultura del ahorro

Jorge Alvarez
Director del Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas

-A A +A
Jue, 28-11-2013
La Libreta de Ahorro Escolar se entregaba a los niños en su primer día de clase. Estos cambiaban su ahorro en la oficina postal por una estampilla que mantenía su valor en el tiempo. El ahorro y el cuidado de las cosas es territorio natural de la educación primaria, donde confluyen las oportunidades para formar a los ciudadanos del futuro.

La historia de la Libreta de Ahorro Escolar es, de alguna manera, la historia de Argentina.

En 1881 se puso en marcha la experiencia piloto de dicha libreta en la Escuela nº 1 de San Fernando, provincia de Buenos Aires, convirtiéndose en el Siglo XX en la columna vertebral del sistema educativo primario que supo formar a numerosas generaciones de argentinos. Su esplendor fue entre los años 40 y los 60, junto a los intentos de desarrollo, y entró en decadencia a comienzos de los años setenta con la inflación como responsable de su situación terminal. El final llegó a mediados de los años 90 cuando La Caja de Ahorros y Seguros fue privatizada: la libreta desapareció y se transformó en La Caja.

La libreta de ahorro era entregada a los niños en su primer día de clase y estos cambiaban su ahorro en la oficina postal cercana por una estampilla que mantendría su valor en el tiempo. En la contratapa de las libretas se contaban consejos y máximas sobre la importancia del ahorro: “en la vida normal no hay más medios de prosperidad que el trabajo y el ahorro”, “Todos, chicos y grandes, deben ahorrar. Los que tienen muy subidas entradas como los que tienen exiguas” …Sobran testimonios de generaciones que pudieron comprar un bien de grandes o colaborar con su familia en los ingresos del hogar.

La arraigada cultura del despilfarro en Argentina (usamos diariamente 623 litros de agua por persona en Buenos Aires, mientras la OMS recomienda 50; el 45% de la basura esta compuesta de sobras de alimentos) y la extinción de la Libreta de Ahorro pueden deberse a inconsistencias económicas, malos gobiernos o a la inflación. Pero también debemos reconocer que como sociedad vivimos siempre al día, pensando en cómo solucionamos hoy un problema que se originó ayer porque nunca podemos pensar más allá del corto plazo.

Al mejor ejemplo lo tenemos en nuestras narices, una década de abundancia termina con la misma infraestructura vial y la misma red de transporte público. El ahorro y el cuidado por las cosas es territorio natural de la Educación primaria, donde pueden confluir las oportunidades para formar a los ciudadanos del futuro y darle forma a eso que se suele llamar “cultura del ahorro”.

La introducción del ahorro como materia integral, no solo el financiero sino también el referido al cuidado de la naturaleza, de los alimentos y del talento, puede favorecer una formación que acumule contenidos y asocie ideas para mejorar.

Fuente imagen: Mercadolibre

Danos un "Me gusta" en Facebook y seguinos en Twitter.

Registrate para hacer comentarios y recibir nuestra newsletter.

Si vos también tenés algo que decir, decilo en BASTION Digital

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo