Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

No eludes la post-verdad (digital)

María Celeste Gigli Box
Politóloga. Especialista en open government.

-A A +A
Mié, 17-05-2017
La post-verdad es sólo un desgarro de mi palabra del año de 2005, ‘veracidad’ (....) (sustantivo) la creencia en lo que crees que es cierto antes que en lo que los hechos demuestran. Stephen Colbert (en The Late show with Stephen Colbert , CBS, 2016)

Se critica con énfasis la verdadera existencia de la post-verdad, la verdad de la post-verdad. Todo lo que encontramos en ella parece un deja vú, cuando no algo por completo conocido. Efectivamente condensa cosas que ya conocemos. En el mundo tangible, claro. En el mundo digital, un gran caldo de cultivo para ella, pues no: construido sobre principios nuevos, muchos de ellos ni siquiera son visibles. Aquí nos detendremos sobre eso.

En 2016, Katherine Viner plantea que la post-verdad se disputa en una suerte de puja entre fuerzas opuestas: la verdad y la falsedad, los hechos y los rumores, el público informado y la masa inducida. Todos, en derredor de una paradoja: plataformas cerradas (como Facebook) que funcionan en una Red pensada para ser abierta. Esas dicotomías implican una (de)caída de la verdad, la volvieron más vulnerable, porque no podemos saber qué es verdadero de lo que no lo es. Funciona un poco así: Arron Banks es un millonario británico, el mayor financiador del Brexit. En la mitad de la campaña se dio cuenta que los hechos no los harían ganar, y se fue a Washington DC a buscar una nueva alternativa, Goddard Gunster: Los hechos no funcionan’ y ya (...). Tenés que conectar emocionalmente con la gente. Ése es el éxito de de Trump (se puede ver más sobre esto aquí).

Si todo reposa en lo que cada uno siente que es verdad -algo así como lo que uno decide como verdadero-, imaginemos agregarle la velocidad y facilidad de circulación que permite la tecnología. Algo cae a las redes sociales, y resulta casi imposible rastrear su origen y el posteo reemplaza la realidad: aquello que antaño llamábamos por separado hechos, fuente y cobertura empieza a disolverse. ¿Lo notable? Pues que en minutos llega a un medio tradicional -incluso prestigioso- y resulta re-difundido (aún cuando lo presenten como la cobertura de ‘lo que se dicho en las redes’ sin avalarlo en ningún modo, aumentan su visibilidad, repotencian y mantienen en el tiempo el ruido inicial). Muchas veces el ‘efecto verdad’ proviene de la propia viralidad: Si algo falaz se comparte, la repetición y la falta de posibilidad de chequearlo le da entidad, tal vez no realidad, pero la entidad suficiente como para que quede disponible de ser creída por el usuario ingenuo, o que atrape incluso al crítico por un período de tiempo Aún cuando pueda refutárselo en algún momento, ese hecho alcanzó, casi con nada de esfuerzo, el status de dudoso. Para un hecho que no reviste realidad, ascender a dudoso parece un gran privilegio.

Si bien la horizontalidad de las redes es positiva -que no sean sólo los medios los que produzcan nuestra realidad- esto requeriría un nuevo método para comprobar la veracidad de los hechos. La información proviene de incontrolables fuentes y claro que sigue proveniendo de ‘arriba’ -fuere un medio poderoso o un gobierno o cualquier otro grupo de poder-. Nunca fue prístina, siempre conocimos los sesgos de los medios, sus compromisos de diversa índole, como el uso del poder adquirido por décadas. A esto debemos sumarle no sólo las fuentes no-profesionales algo que tal vez podemos ver más ventajoso que desventajoso) sino a las fuentes profesionalizadas no ya en informar sino en que los fluos de información corran en diferente sentido. La posición crítica acerca de lo que lee es una actitud saludable, y ello no reviste cambio alguno (siempre tuvimos que tenerla), pero no debemos olvidar que el recelo está anclado no ya a la veracidad de la noticia, sino a la coincidencia (o no) con nuestros puntos de vista ya adquiridos. Hechos y falsedades conviven, todos en el mismo medio al mismo costo de oportunidad: un simple retweet o compartir (Viner asegura que la norma actual fue definida por Neetzan Zimmerman -especialista en viralización-: Si algo no es compartido, no es una noticia).

Viner no lo menciona, por eso creemos que es necesario agregar que también se están instrumentando métodos para aumentar la legitimidad de la información que corre por la Red (al menos, en los grandes titanes de ella como Facebook y Google): Facebook anunció para 2017 (después de muchas críticas) una manera de controlar el tráfico de noticias falsas en la plataforma con un nuevo sistema de verificación en Estados Unidos, Alemania y Francia. Incluye bloqueo de avisos y un sistema de verificación etiquetable de terceros (si la historia es falsa, será marcada como disputada por terceros fact-checkers, visible para quienes decidan compartirla). Google lanzó el ‘CrossCheck’ para Francia en la víspera de las elecciones presidenciales, asociado a unas agencias de noticias donde los usuarios pueden señalar el contenido dudoso. Son sistemas muy recientes para señalar algo a partir de ellos, pero creemos necesario mencionar que ignorar la veracidad ya resulta imposible para estas megaempresas.

Podría objetarse que las redes sociales no agotan la digitalidad como tal, lo que es completamente cierto. Sólo que no podemos olvidar que Facebook es uno de los canales críticos para la búsqueda de noticias (Viner enfatiza: es tan dominante que esa preponderancia hace que los diarios ajusten sus decisiones editoriales al canal donde serán más buscados y consumidos. Cada cambio en el algoritmo de Facebook obliga a cambios en los medios por la sencilla razón que impactará en el tráfico que obtienen los medios.). Por eso Viner se hace eco de Emily Bell diciendo que ‘las redes sociales no sólo han tragado el periodismo, se lo han tragado todo. Se ha tragado las campañas políticas, los sistemas bancarios, las historias personales, la industria del ocio, el comercio minorista, incluso al gobierno y la seguridad”. Agregamos nosotros: ello no tiene consecuencias sólo en la esfera de la comunicación y la construcción de la opinión pública, sino en cuestiones éticas al interior de la Red: no existe la apertura (openness), la Internet Libre. Cada día se dificulta más tener una Internet descentralizada, desjerarquizada y transparente como la pensó Tim Berners-Lee. Por todo esto parece que el mundo digital es un nido acogedor para la post-verdad: Dave Weigel dijo en 2013 a propósito de una historia viralizada, que 'era demasiado buena para comprobarla'. Por eso el diagnóstico de Viner acerca del fenómeno Trump explota en la falda del periodismo: la autora no apunta contra el populismo, sino contra la creciente debilidad de los medios de comunicación a la hora de controlar lo que es aceptable decir.

Pablo Boczkowski (2016) se coloca en la perspectiva de quienes consumimos los medios y señala tres aspectos determinantes para observar la post-verdad digital. Es necesario diferenciar la existencia de ‘noticias falsas’ -siempre las hubo-, de lo que hoy es la caja de resonancia en que suceden. El autor no se explaya sobre esto último, así que más adelante nos detendremos nosotros allí. Boczkowski distingue un primero factor en la recepción en medios digitales: caen las barreras de acceso para hacerse escuchar, junto al aumento de un alcance más amplio (lo que puede resultar favorable como elemento contrahegemónico o bien resultar en un factor legitimador del poder -y en todos los grises intermedios, agregamos nosotros-). A esto se suma la crisis cultural en el conocimiento que afecta al periodismo, la ciencia, medicina y educación (que en su artículo no aborda con más especificidad). Y, el tercero de ellos, la mayor dificultad para detectar información tendenciosa en medios sociales -proveniente de la curaduría algorítmica, opaca al consumidor- en mayor proporción que en los medios tradicionales. Si bien no se explaya en ello, queremos retomar la cuestión de la curaduría algorítmica y lo que más arriba se mencionó como ‘caja de resonancia’:

Nos guste o no, lo sepamos o queramos ignorarlo, entre nosotros y lo que leemos en nuestro teléfono hay cosas. Decisiones. Gente que las ha tomado. Esto es lo que se denomina burbujas de algoritmo -o filter bubble-, un fenómeno en que el usuario es presa de las búsquedas personalizadas en las cuales un algoritmo adivina qué información resultará útil (gracias al cruzamiento con su localización y su historial de búsqueda -incluso en aplicaciones móviles-). La acuñó Eli Pariser, fundador de Upworthy en 2011, a partir de la búsqueda personalizada de Google, y mostró que la consecuencia de ella reside en que cada usuario resulta separado de la información que no coincide con sus intereses y decisiones de búsqueda -y por tanto sus puntos de vista-. Sencillamente, los ‘googleos’ de dos personas no resultan iguales. Remarcando el término en inglés, quedamos todos encerrados en nuestra propia burbuja, que nos filtra la realidad. Se genera, entonces, una suerte de ‘caja de resonancia’ (echo chamber), ante la uniformidad de información que representa -y magnifica- ideas y creencias (reforzadas a su vez por la repetición). Su característica más evidente es que, dentro de ella, las fuentes afines no se someten a cuestionamiento alguno, mientras las perspectivas diferentes son censuradas, minimizadas o simplemente ignoradas. Un caso práctico (con importantes consecuencias cívicas) fue el post en Facebook realizado por Tom Steinberg, fundador de mysociety, al día siguiente del referéndum británico sobre la Unión Europea: allí señaló que el Reino Unido devino una nación donde una mitad no sabe lo que piensa la otra. Esto es lo más inquietante, porque muy diferente es que el problema resida en nuestra incapacidad de soportar las opiniones diferentes a que, en un acto de pluralismo las busquemos, y no podamos dar con ellas. Lo primero puede ser falta de flexibilidad o incluso de voluntad, lo segundo es una forma de censura. Y grave, porque no es posible de ser percibida.

Incluso otras estrategias inundan el espacio digital y, tal vez por ser espurias no son siempre señaladas en los análisis sobre el tema. Tal es el caso de la carnada digital o clickbait que señala los posts de dudosa veracidad con títulos y fotos atrayentes (se lo ve como el amarillismo online) apelan al click impulsivo, emocional, morboso o bien a la curiosidad del usuario (lo que en la jerga digital se llama curiosity gap) y fomentan especialmente la posterior compartición del link. Su fin es simple: generar ingresos por publicidad online. El clickbait no es una suerte de dato de color del consumo digital, o evitable por el sólo de hecho de ser tan fácil de identificar como la retórica exagerada de un diario sensacionalista. La carnada digital es más esquiva: No siempre amarillista, muchas veces presenta, simplemente, historias no verificadas (puede ser contenido sobre temas de cuestiones aparentemente científicas, sin ningún tipo de rigurosidad). Y si a eso le sumamos que la viralidad dicta la lógica de la red (el modelo de negocios de los medios digitales y otras compañías está basado sencillamente en clicks), la situación parece más ineludible y menos controlable.

No pretendemos que el panorama sea desalentador. La post-verdad digital anida en un medio en el que encuentra condiciones favorables. Sólo eso. Conociendo las complejidades del medio digital podemos estar advertidos, y, tiempo mediante, ver cómo se generalizaron los mecanismos de verificación. Tal vez debamos pensar en involucrar a otros actores -Estado y sociedad civil- en este proceso de validación (pensamos en validación y no en el control porque la primera es postrera AAAAAAAAA disponible, el segundo previo, mientras lo validado resulta disponible de cualquier modo, lo controlado tiene el destino de alguna forma de censura). Si el conocimiento es un derecho humano y la Red el espacio donde circula un volumen de información incomparable a tiempos previos a ella, pues tenemos que ocuparnos del rol de estos actores en la garantía de este derecho. Mientras tanto: atención. Que no es otra cosa que ser conscientes de que aquéllo que obtenemos en una búsqueda web está tamizado por nuestro pasado en la Red -por las cosas que ya escogimos y ante las que reaccionamos con aprobación-. De este modo no vemos la ‘realidad’, sólo vemos un reflejo nuestro, difícil de divisar y más aún, de saltear. Podríamos mencionar que lo saludable sería comenzar a tamizar nuestras consultas y buceos en la Red, pero la ingeniería de ella no nos dejará hacerlo con facilidad. No obstante, tenemos que insistir, ampliar intereses para ‘estirar’ nuestro propio algoritmo. Navegar, consultar, consumir y revisar páginas un poco más allá de lo que consultaríamos según nuestro interés directo: al igual que en la vida, es necesario salir de la zona de confort, de click en click. Si lo que importa es la viralización y no la verdad, pues la post-verdad está blindada y segura para seguirse reproduciendo a sus anchas.

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo