Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Liberalismo emergente pero débil y frágil

Sybil Rhodes
Directora de la Maestría en Estudios Internacionales (UCEMA)

Ph.D. y M.A. en Ciencia Política (Stanford University). Lic. en Estudios Latinoamericanos (University of North Carolina at Chapel Hill). Especialista en relaciones internacionales y política comparada.

-A A +A
Vie, 08-09-2017
¿Qué tipo de modelos políticos están surgiendo en América Latina en la actualidad y cuáles son las causas del cambio? ¿Hay una convergencia alrededor de ciertas formas de políticas públicas y económicas? 

Generalizar sobre los sistemas políticos siempre es problemático, pero para que la política tenga sentido es necesario hacerlo igual. Por lo tanto, una pregunta importante para la ciencia política es: ¿qué tipo de modelos políticos están surgiendo en América Latina en la actualidad y cuáles son las causas del cambio? Y también, ¿hay una convergencia alrededor de ciertas formas de políticas públicas y económicas? Finalmente, y particularmente importante, hay que indagar cuáles son las perspectivas futuras de la democracia liberal en la región.

Para entender el presente y el futuro debemos primero mirar el pasado reciente. En América latina hubo dictaduras militares en los años 70 y 80, seguidas por una tendencia de centro-derecha en los años noventa. A fines de la década de 1990 y la década de los 2000, los politólogos dividían la región según la forma en que los regímenes nacionales se situaban en dos ejes: el ideológico izquierda-derecha y el populismo-institucionalismo. Aunque durante esas décadas algunos países fueron gobernados por ¨derechistas¨ como Sebastián Piñera en Chile y Álvaro Uribe en Colombia, en general se dijo que la región estaba influenciada por la izquierda o la ¨Marea Rosa¨. Entre los líderes "izquierdistas" estaban el brasileño Lula da Silva, la chilena Michelle Bachelet y el uruguayo José Mújica, e incluso el peruano Ollanta Humala. Todos estos también fueron considerados buenos "institucionalistas", mientras que la argentina Cristina Kirchner, el venezolano Hugo Chávez (y posteriormente Nicolás Maduro), Evo Morales de Bolivia, y Rafael Correa del Ecuador, personificaron a los "populistas de izquierda". La distinción puede parecer inicialmente extraña si consideramos que los "izquierdistas institucionalistas" Rousseff y Mujica eran ex guerrilleros marxistas, pero tal vez no tanto si recordamos que un componente del institucionalismo es un programa de política coherente. El populismo, por otra parte, está más asociado con un líder carismático, que puede utilizar un conjunto diverso e incoherente de políticas para apelar al "pueblo" contra una élite malvada. Chávez era la personificación de tal líder, y el apoyo popular para él era genuino, expresado en numerosas elecciones entre 1999 y 2012.

En política económica y extranjera, los populistas de izquierda emplearon un discurso anti-imperialista, "bolivariano" y generalmente se opusieron al "neoliberalismo", personificado por los acuerdos comerciales multilaterales (mientras buscan inversiones de países como China, Rusia e Irán). Chávez lanzó una política activista en la región y también fuera de ella. Fundó campañas presidenciales en América Latina y España, e inició Petro Caribe y Petro Sur. También ayudó a Fidel Castro a fundar la Alianza Bolivariana para la Liberación de los Pueblos (ALBA) (todos los países gobernados por “populistas” excepto la Argentina se unieron a este bloque) y también favoreció a otorgar mayor importancia a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) sobre la Organización de los Estados Americanos (OEA), que incluye a Estados Unidos y Canadá. Los institucionalistas de izquierda se dividieron: Chile favoreció a la Alianza del Pacífico (que también incluyó a Colombia y México), mientras que Brasil siguió escéptico y pegado al Mercado Común del Sur (Mercosur), aunque este sufrió muchos desacuerdos internos.

¿Cuáles fueron las causas de la ¨Marea Rosa"?

Los factores contextuales en cada país son indudablemente importantes para explicar cualquier resultado electoral. Sin embargo, algunas generalizaciones son posibles. Después de cierta decepción con algunas reformas liberales y otras políticas en los años 80 y los años 90, era normal que los públicos votantes miraran en una nueva dirección. El contexto externo también fue crucial. Las condiciones económicas y políticas internacionales facilitaron el surgimiento de programas políticos populares. Los altos precios de las materias primas y el financiamiento de una nueva y asertiva China también ayudaron a pagar costosos programas gubernamentales. Políticamente, después de la crisis económica de 2008, el "Occidente", Estados Unidos, y la Unión Europea en particular, ya no parecían buenos modelos. Se notó que México fue golpeado duramente por la crisis debido a su dependencia de la economía estadounidense, mientras que otros países latinoamericanos no sufrieron tanto. Rusia y China comenzaron una política exterior más asertiva de diferentes maneras, con Putin promoviendo el conservadurismo en Europa, y China demostrando la proeza de su modelo de desarrollo. Durante este tiempo, la multipolaridad global hizo que los programas económicos estatistas y las ideas políticas abiertamente autoritarias sean más populares en el escenario mundial. Dentro de la región, esta tendencia alentó a los adherentes del modelo bolivariano a estar más dispuestos a sacrificar los principios más básicos de la democracia para lograr y mantener el poder.

¿Qué causó la diferencia entre los izquierdistas “institucionalistas” y los “populistas”? Una respuesta es el rentismo de los recursos naturales, que garantiza fondos a los gobiernos sin exigirles que respondan directamente a los contribuyentes. El aumento del precio del petróleo a comienzos del siglo financió la política exterior de Chávez. Algunos de sus aparentes éxitos alentaron a otros izquierdistas a fortalecer el Estado y debilitar a los medios de comunicación y a la sociedad civil. Otra respuesta es la decadencia de los partidos programáticos tradicionales. Y, finalmente, se nota que el populismo era más fuerte en países que no habían sufrido regímenes militares brutales, como Venezuela, Ecuador y Bolivia.  En otros países, como el Cono Sur y el Perú, la izquierda y la sociedad civil habían desarrollado una mayor apreciación intrínseca de la democracia liberal.

En los últimos años la ¨Marea Roja¨ de América latina ha retrocedido

La muerte de Chávez en 2013 marcó el fin de la carrera de Venezuela como un país que supera su peso en términos de política exterior y sirve como un modelo antiimperialista para que otros lo sigan. El enjuiciamiento de Dilma Rousseff en Brasil, que se produjo más como resultado de la frustración pública con el desempeño económico de su gobierno que por los escándalos de corrupción de Brasil (obviamente otros políticos peor contaminados que ella han permanecido intactos), puede ser visto como un indicador de políticas insostenibles. Los votantes bolivianos se negaron a permitir a Morales un cuarto mandato, y los peruanos eligieron a Pedro Pablo Kuczynski. Los cambios en algunos lugares fueron el resultado de errores políticos: la victoria de la coalición de Cambiemos de Mauricio Macri podría resumirse en el hecho de que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner colocó a un candidato completamente inaceptable en la provincia de Buenos Aires. Aunque algunos países todavía son gobernados por izquierdistas, como Lenin Moreno en Ecuador y Bachelet, que regresó al poder en Chile, y otros como México parecen listos para elegir líderes populistas como Andrés Manuel López Obrador, en reacción a los insultos lanzados en su dirección por el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, en general la región se ha vuelto más centrista y algo más institucionalista.

¿Qué cambios en las políticas han resultado de este movimiento hacia la centro-derecha? Los gobiernos siguen promoviendo la diversificación de la inversión extranjera, pero sin la retórica anti-estadounidense. En el multilateralismo del comercio exterior, estamos viendo algunos pasos en la dirección de una cooperación más estrecha entre los llamados países "del Pacífico" y el Mercosur. Las políticas en Argentina, Perú y Brasil se han vuelto más “business-friendly”, pero no siempre de la manera que muchos liberales quisieran.

¿Qué revirtió las fortunas de la ¨Pink Tide”? Una razón es la baja de los precios de los productos básicos. Otro sería el reconocimiento de que la cooperación con los poderes autocráticos "emergentes" no es una panacea para los problemas de la región. La buena noticia es que los votantes que estaban cansados ​​de los titulares podían usar elecciones libres y justas para producir cambios. La democracia está funcionando en la mayoría de los países.

Sin embargo, la región ha perdido su capacidad de defender la democracia en forma colectiva. Desde que el gobierno de Maduro descartó descaradamente a la oposición en enero de 2016, y posteriormente comenzó a usar las fuerzas militares y paramilitares para la represión, se ha vuelto imposible para todos, excepto los más cínicos, negar que la democracia en Venezuela ha sido barrida. Debido a la integridad de los izquierdistas institucionales, la región se ha acercado a una posición unificada respecto de que el gobierno de Maduro en Venezuela ha cruzado una línea inaceptable. Al mismo tiempo, hasta ahora, se ha mostrado incapaz de hacer algo al respecto.

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo