Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

La sana (y necesaria) costumbre de dar explicaciones

Adriana Amado
Doctora en Ciencias Sociales (FLACSO)

Presidente en Centro para la Información Ciudadana.

-A A +A
Lun, 18-09-2017
La construcción colectiva de la información debe darse en un marco de total credibilidad, que se logra mediante un diálogo franco y abierto de la dirigencia con la prensa, alejado de la discrecionalidad.

Que la entrevista a una candidata legislativa se convirtiera en la noticia del año confirma lo poco habituados que estamos al intercambio abierto entre la política y la prensa. Y lo acostumbrados que estamos a campañas que dicen poco: no hay debates regulares entre partidos ni compromisos de fondo de los candidatos. Apenas si se repiten algunas promesas imposibles de rechazar (seamos felices, estemos unidos, cumplamos, seamos ciudadanos) generalmente en formato de aviso publicitario.

Mientras en Europa las elecciones parlamentarias son la instancia donde las minorías aprovechan para plantear propuestas muy específicas a la sociedad para que los parlamentos se fortalezcan en la diversidad de posiciones, en Argentina las legislativas se juegan como si fueran presidenciales donde gana uno solo. Así, lo que debería ser la antesala del debate parlamentario plural se convierte en la profecía del monólogo político que busca imponerse a las otras voces. Y la prensa, en lugar de demandar diversidad, se pone al servicio del carro del ganador.

Este sistema obsesionado por la visibilidad olvida que la diferencia está en la credibilidad y que de nada sirve ser visto sin ser creído. Cuando periodistas y políticos hablan entre sí la sociedad está más pendiente de cómo lo hacen más que de lo que dicen (quizás porque dicen poco o casi siempre lo mismo). Por eso tiene más impacto una entrevista que un aviso, y una entrevista con un periodista crítico que con uno complaciente. Y más creíble que la información que surge de un diálogo unilateral es la que se produce en una conferencia de prensa abierta y plural.

La conferencia de prensa es mundialmente la instancia más usada cuando un gobierno debe hacer un anuncio importante o debe dar explicaciones en una crisis. Se trata de una instancia que pone a la vista de la ciudadanía el intercambio entre los periodistas y la política y muestra su disposición a dar respuestas, a diferencia de la unilateralidad de las cadenas oficiales, resabios del autoritarismo en nuestra cultura política. Quizás a ello también se deba la naturalización de la asimetría que deja en el candidato o el funcionario la decisión de dar explicaciones cuando democráticamente debería considerarse una obligación de los que ejercen cargos públicos rendir cuentas.

Justamente para equilibrar la asimetría, la conferencia de prensa permite que varios periodistas pueden complementarse en la búsqueda de respuestas más sólidas que las que deja el discurso armado. Las preguntas desde distintas miradas permiten superar el monólogo del político y orientar su exposición a un enfoque con más interés de la ciudadanía. La dinámica misma del intercambio permite alejar suspicacias y evita la crítica inevitable al entrevistador único, que siempre puede olvidar, omitir o confundir algún punto por más avezado que sea. Por eso universal y tradicionalmente se considera la conferencia de prensa un ejercicio del periodismo de control.

Los periodistas argentinos se acostumbraron a que las decisiones de aparecer o no queden del lado del entrevistado. Y si el político no se abre a un diálogo más exigente es porque sabe que sus declaraciones le asegurarán no solo la cobertura en el medio que privilegia con su entrevista, sino especialmente en aquellos a los que nunca atendió. En un contexto en donde la exclusiva concedida por el político a un medio reemplazó el valor de la primicia obtenida por esfuerzo periodístico, la construcción colectiva de información vuelve a poner la iniciativa del lado de los periodistas. La información pública necesita alejar la sospecha de que sirve más a la política y a los medios que a los ciudadanos y una forma de recuperar la credibilidad es salir de la discrecionalidad.

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo