Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Es casi de día en Estados Unidos

Jimena Zúñiga
Economista (UNC), Master en Políticas Públicas (Harvard)

Antes Directora de Innovación en Políticas Públicas en la campaña Sanz-Llach, Barclays Capital, Banco Mundial, Africare Senegal y GDN. Columbia Publishing Course. Fundé BASTION Digital.

-A A +A
Mar, 06-11-2012
Quien gane las elecciones de esta noche probablemente presida sobre una recuperación económica y pueda atribuirse ese mérito. 

En 1984, la campaña de reelección del presidente Ronald Reagan lanzó lo que pasaría a ser uno de los spots publicitarios más citados como ejemplo de buen marketing político: “Otra vez es de día en EEUU”. Habiendo asumido en plena recesión económica, producto de un shock de oferta mundial que elevó precios y tasas de interés al tiempo que colapsó la economía, Reagan podía jactarse de tasas de interés e inflación reducidas a la mitad o menos de su valor 1980 y un record en el número de empleos en la historia del país. Bajo el liderazgo de Ronald Reagan, machaca el spot, el país está “más orgulloso, más fuerte, mejor”. 

Reagan obtuvo un triunfo contundente en 1984. Y con él una legitimación duradera de la ideología republicana de Estado chico, impuestos bajos y desregulación. No importó que esta ideología poco pueda explicar de la recuperación, la cual, como todas las recuperaciones, fue ayudada por factores cíclicos de corto plazo. La gente miró a su alrededor y pudo comprobar que, efectivamente, otra vez era de día en EEUU. 

En 1996 le tocó el turno a Bill Clinton. También habiendo asumido en recesión (cuando se acuñó la frase “¡es la economía, estúpido!”) su campaña lanzó el spot “El espíritu de EEUU”.  Una economía más fuerte. Déficit 60% menor. Diez millones de nuevos empleos. Un país “no de nuestros sueños, sino de nuestra labor”. 

En 2007, tuvimos una versión similar de estos spots en Argentina. Una nena, “Dolores Argentina”, nace el 21 de diciembre de 2001, “el día en que todos nos queríamos morir”. Pero para 2007, mira optimista hacia el futuro y está lista para seguir creciendo todos los días un poquito. Con “Cristina, Cobos, y vos”. (¡Cobos!). 

Todos estos gobernantes tuvieron más suerte que mérito. Lo mejor que le puede pasar a un gobierno es empezar en el piso de una recesión: sólo hay que abrir la canilla de las políticas fiscales y monetarias expansivas, esperar que cambie el viento, y adjudicarse el éxito.  

Obama tuvo algo de suerte, pero no tanta. Por un lado, la crisis financiera no le explotó exactamente en las manos sino que terminó de deslegitimar la presidencia de George W. Bush y favorecer su elección. Por el otro, aunque la Reserva Federal aplicó una política monetaria súper expansiva, el Tesoro no tuvo muchos grados de libertad en el frente fiscal (debido a la irresponsabilidad fiscal de la administración anterior) y el viento tardó en cambiar (debido a que se tardó en tocar fondo y las familias siguen reparando sus economías antes de volver a consumir). En cuanto al estado de la economía cuatro años después de su elección, aunque podría decirse “salimos del infierno” no alcanza para “otra vez es de día”. 

Si como todo indica Obama gana otra vez las elecciones esta noche, probablemente presida sobre una clara recuperación económica. Eso legitimaría sus esfuerzos por balancear con responsabilidad la necesidad de políticas fiscales correctamente expansivas y el imperativo de no ignorar los riesgos del alto endeudamiento. Legitimaría también su insistencia en reducir el déficit con un mix de impuestos y gastos más progresista (más impuestos a los más ricos) y más pacifista (menos gasto en defensa). Reivindicaría, tal vez, sus políticas más allá de lo económico (más diplomacia multilateral y ampliación de derechos). 

Es casi de día en EEUU. Lo que se juega en las elecciones de hoy es quien podrá cantar victoria por el nuevo amanecer. 

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo