Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

El periodismo digital, en busca de la calidad

Jimena Zúñiga
Economista (UNC), Master en Políticas Públicas (Harvard)

Antes Directora de Innovación en Políticas Públicas en la campaña Sanz-Llach, Barclays Capital, Banco Mundial, Africare Senegal y GDN. Columbia Publishing Course. Fundé BASTION Digital.

-A A +A
Mié, 09-04-2014
Uno de los temas que se discutió durante el International Symposium On Online Journalism, en Austin, Texas, el simposio que desde hace 15 años analiza la evolución del periodismo y en el que estuvo BASTION Digital, es la nueva era del contenido online: la era de la calidad sobre la cantidad.

Del 3 al 6 de abril estuve en Austin, capital de la música en vivo y de Texas, en el International Symposium On Online Journalism (ISOJ). Un programa del Knight Center for Journalism in the Americas, el número 15 desde 1999, el simposio congrega a editores, productores, ejecutivos, techies, académicos, donantes e inversores de todo el mundo para conversar sobre la evolución del periodismo online, o más bien digital. Según muchos veteranos del evento, lo hace posible la fuerza de personalidad del organizador, Rosental Calmon Alves, un profesor brasileño de unos 60 inigualable para despertar al auditorio con un "Good Morning America!", llevar a #ISOJ a trending topic nacional con arengas del tipo “Tweet me, tweet me mucho”, y arrearnos a los procastinadores del coffee break con una catarata de "vámonos, vámonos". La alquimia de Rosental y su equipo resulta en un eficaz baño de actualidad sobre las últimas tendencias en periodismo digital.

Calidad a escala

Jim Bankoff , por ejemplo, CEO de la compañía de medios digitales Vox Media, dice que el periodismo pasó por una fase inicial de web denial a una fase de “race to the bottom” en la que esfuerzos desesperados por ganar escala nos dejaron millones de notas mediocres de títulos y contenido más pensado para el algoritmo de Google que para los lectores. Ahora se viene una “race to the top”, en la que hasta el algoritmo de Google premia la profundidad y gana, según Bankoff, la “calidad a escala”. Lograrla depende de empoderar el talento y de pensar menos como medio que como plataforma, dice, mientras apuesta a una contextualización de las noticias en, próximamente, “Vox News”.

Optimismo siempre

Martin Baron, editor ejecutivo de The Washington Post, lejos de resentimiento por la compra de Jeff Bezos, enumeró nueve razones para ser optimistas sobre el periodismo:

1. Los medios tradicionales todavía están vivos.

2. Se impuso la obligación de repensar el modelo de negocios y la industria es un laboratorio promisorio de experimentación.

3. Hay capital para emprendimientos periodísticos, y la competencia es buena.

4. Hay nuevas maneras de contar las historias que mejoran la experiencia del lector.

5. El periodismo está obligado a prestar más atención a sus lectores.

6. Hay más oportunidades, aunque para talentos diversos.

7. La nueva generación de periodistas es verdaderamente nativa de Internet, con las habilidades y sensibilidades que Internet exige.

8. Se puede seguir cumpliendo la misión del periodismo, aunque es más difícil para el periodismo de investigación.

9. No hay alternativa aceptable al optimismo; si no hay optimismo, para qué?

Sesión para techies

Una sesión entera fue dedicada a bots, drones, sensores y dispositivos usables (smartwatches y anteojos): las nuevas herramientas de los periodistas. Uno de los highlights fue cuando Matt Waite, fundador del Journalism Drone Lab, hizo volar un drone que libró una pequeña batalla de fotos contra nuestros smartphones. No es difícil imaginárselos cubriendo incendios, manifestaciones, o por supuesto espiando. Waite advierte de una montaña de litigios en puerta en otro caso más en el que la legislación, atascada en las pequeñeces de la política, va mucho más lentamente que la tecnología, aún en Estados Unidos. 

Tim Pool, productor de la compañía global de medios para jóvenes  Vice Media, piensa que los usables son divertidos, pero todavía no hacen nada muy distinto a un celular, excepto en las instancias en las que hace falta sacar una foto todavía más rápido de lo que lleva sacar un celular, y vale la pena conjurar “Glass, take a picture”. Su otro gran potencial es la traducción. “Glass, translate” nos puede hacer ver el mundo en nuestro idioma.

Y Valtteri Halla, ejecutivo del Leia Media –un spin-off del proyecto de investigación “e-paper” de las Universidades de Aalto y Metropolia en Finlandia—presentó presentó un dispositivo en apariencia más simple, pero con potencial tal vez más revolucionario (o reaccionario) que los drones: una tablet parecida al papel (uno de los prototipos se dobla) que se carga con la luz de cualquier lámpara y que sirve para una sola cosa: por ejemplo, leer el contenido de un medio que, siguiendo el consejo de Halla, no se resigne a perder el control del dispositivo.

¿El contenido es rey?

Si el éxito comercial depende del contenido o de la plataforma de distribución es un debate irresuelto. La expresión “el contenido es rey” tiene un poco de gusto a expresión de deseo, al menos si el contenido está solo. Alguien dijo que “el contenido es rey pero la distribución es reina y es la que tiene los pantalones”. A eso apuntó tal vez Robert Hernández, profesor de USC, con un conspicuamente-para-provocar “mobile is dead”: hay que encontrar a los lectores en la plataforma que sea y saber que mañana puede ser otra.

Jugar de local

Varios start-ups estrella presentados en el ISOJ se concentran en audiencias locales o de nicho, desatendidas por los medios tradicionales. Uno emocionante es Homicide Watch, que combina contenido original, fuentes primarias y redes sociales para armar uno de los sitios más comprehensivos sobre crimen violento para quienes más lo necesitan: las familias de las víctimas, las familias de los sospechosos y otras personas afectadas por el crimen violento en Washington, DC. Conmovedor video, acá. 

Mientras tanto Texas Tribune, en realidad estructurado como una organización sin fines de lucro, generó más de 5 millones de dólares en 2013 (por primera vez en sus cinco años por encima de sus gastos) con una combinación de donaciones de individuos, donaciones de fundaciones, publicidad, suscripciones y eventos; todo concentrándose en la audiencia del estado.

Y entre un grupo de proyectos incipientes de la región, una página hermosa en Chile, Integrados, se acuerda de las personas con discapacidad. 

La era milenial

Dos start-ups estrella estaban enfocados en esos seres narcisistas, egoístas, optimistas e hiperconectados llamados milenials. Policy Mic, con 14 millones de visitantes únicos por mes, le habla a esa generación que descubrió desatendida. Fusion, una “plataforma multimedia para milenials” es la apuesta de Disney y Univisión para captar un mercado joven y crecientemente diverso, reconociendo que los hispanos de Estados Unidos hablan casi todos inglés y no quieren un medio para hispanos sino una mayor atención a su diversidad por parte de los medios mainstream. 

Muchos de los que aprovecharon el potencial de los milenials son, justamente, milenials. Joey Chung, CEO del medio taiwanés The News Lens, con más de 3 millones de visitantes únicos mensuales a menos de un año de su lanzamiento, cuenta que sus padres obviamente no entienden a qué se dedica pero “bah” (sic), no le importa. Y cuando un señor en el ala derecha de la distribución etaria del auditorio le sugirió a uno de los milenial CEOs que su contenido era mediocre, la respuesta fue una parecida y dura obviedad: "Well, you are not my demographics".

Los límites de los analytics

Otra sesión completa estuvo dedicada al uso de analytics para entender el comportamiento y las preferencias de los lectores: un recurso útil y válido pero que, para James Robinson, director de analytics en The New York Times, su institución se limita a usar para encontrar la mayor y mejor audiencia para las notas, no al revés. Sería impensable usarlas para guiar las decisiones sobre qué escribir, dice: a ese trabajo lo hacen  muy bien los editores. Y sería igual de impensable usarlas para jerarquizar las notas según sus dictámenes: los lectores valoran el criterio editorial del Times.  

¿Qué pasa en Latinoamérica?

Uno de los start-ups más exitosos en la región, con 500 mil visitantes únicos por mes, es La Silla Vacía, que hace poco festejó su cumpleaños número cinco, sobreviviendo a dos embarazos de su mastermind y directora de un staff de 4 periodistas, Juanita León. Otros con modelos mixtos haciendo cosas originales son El Faro (El Salvador) y Plaza Pública (Guatemala), este último una especie de spin-off de una universidad y, según su presentador, “sin fines ni ilusiones de lucro”.

Pero tal vez lo más notable es el crecimiento de tres proyectos dedicados específicamente a periodismo de investigación: Ciper (Chile), IDL Reporteros (Perú) y Pública (Brasil). Estos emprendimientos, que en palabras de Gustavo Gorriti, de IDL Reporteros, “viven de grants espartanos, para vivir como espartanos, pero pensar como atenienses”, no tasan su éxito en clicks, ni mucho menos en dólares. Lo que importa es un impacto que, aclara la subdirectora de Ciper, tampoco debería medirse por los ministros que caen o la notoriedad del medio, sino por los cambios positivos de fondo a los que el periodismo aspira. O debería aspirar. 

Fuente imagen: blaugh.com

Danos un "Me gusta" en Facebook y seguinos en Twitter.

Registrate para hacer comentarios y recibir nuestra newsletter.

Si vos también tenés algo que decir, decilo en BASTION Digital.

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo