Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

El Alcalde de Londres frente a la incertidumbre de la política británica

Abás Tanus Mafud
Asesor en la Dirección de Estudios Económicos del Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires

Asesor en el Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires en inteligencia comercial e inserción económica internacional. Es candidato a magíster en Economía y Política Internacionales por la Universidad de San Andrés y profesor en la Universidad Católica de la Plata. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ).

-A A +A
Lun, 12-06-2017
La jornada del 7 de Mayo de 2016, Sadiq Khan asumía como Alcalde de Londres, su victoria se transformaba en un estandarte del cosmopolitismo multicultural de las grandes urbes europeas, junto a un faro de optimismo para un Partido Laborista afectado por las tormentas internas en torno a la figura de su líder Jeremy Corbyn. Sin embargo, rápidamente vio como sus planes desarrollados en la plataforma electoral “A Manifesto for all Londoners”, quedarían atrapados en la incertidumbre política que cubre al país, desde el 23 de Junio del mismo año, cuando el 51,9% de los británicos votaron por la salida de la Unión Europea en el Brexit.

Éste hecho que significó un cimbronazo para la clase dirigente británica, al extremo de llevarse consigo la figura del entonces Primer Ministro, David Cameron, se convirtió en uno de las preocupaciones centrales para las autoridades y los habitantes de Londres, ya que no sólo el 75,2% votó por la “permanencia” sino que la economía de la ciudad presenta una fuerte dependencia con el resto de los países del bloque, especialmente, debido a su rol de capital financiera y servicios empresariales de Europa.  Asimismo, la asunción de la “nueva dama de hierro”, Theresa May a Downing Street  (13 de Julio de 2016), su pretensión de aplicar un “hard brexit”, la activación del artículo N°50 del Tratado de Lisboa (29 de Marzo de 2017), las elecciones generales del 8 de Junio y los resultados de las mismas, obligan a analizar cuál es el plan de Sadiq Khan para atender a esta coyuntura.

Un plan europeísta:

Una vez conocido el resultado del Brexit, Sadiq Khan declaraba al millón de europeos no británicos residentes en Londres que siempre serían bienvenidos, extendiendo el mensaje a los hombres y mujeres de negocios alrededor del Mundo, solicitándoles no entrar el pánico (caída de la libra al valor mínimo desde 1985). A su vez, en otro comunicado se dirigía a las futuras autoridades en Downing Street (frente a la renuncia de David Cameron), convocándolas a considerar la importancia de la permanencia en el Mercado Único a través de la firma de un nuevo acuerdo que se ajustará a la decisión democrática de la gente pero que no desembocará en un caos sistemático para la economía londinense, ya que la Ciudad representa el 22% del PBI nacional (2016), por ende, dejaba clara su preferencia por un “soft brexit”, considerado un mal menor para él y reclamaba la presencia en las mesas de negociaciones con Bruselas.

Pese a las intenciones manifestadas anteriormente, la llegada al cargo de Primer Ministro de Theresa May (ex Ministra del Interior de David Cameron) significó un respaldo a los adherentes a un “hard brexit” o una salida no muy amistosa con la Unión Europea. Desembocando este hecho en una intensificación del plan de contención elaborado por Sadiq Khan, consistente en los siguientes puntos: a) entrada en vigencia de la campaña “London is Open”, iniciativa que cuenta con el respaldo de Silicon  Roudabout, diferentes Bancos y la Creative Industries Federation, en la cual se recalca el rol de Londres como centro de negocios abierto a la comunidad internacional, especialmente para todos aquellos inmigrantes que deseen desarrollar iniciativas innovadoras; b) una serie de visitas oficiales a las principales capitales europeas para avanzar en la realización de acuerdos de cooperación económica, productiva, tecnológica y educativa antes de que las condiciones cambien radicalmente; c) enfatizar ante la Mandataria, la necesidad de ofrecer una garantía fundada sobre los derechos de los ciudadanos de la Unión Europea en el momento en que entrará en vigencia el artículo 50° del Tratado de Lisboa, para evitar un éxodo masivo que podría ser desastroso para el mercado laboral londinense, considerando, a su vez, las advertencias del sector bancario-financiero que frente a las posibles pérdidas de los beneficios vigentes (entre ellos el pasaporte que permite que las transacciones financieras sucedan libremente), trasladarían sus operaciones a Frankfurt, Singapur, Hong Kong o Paris; y d) reuniones con las máximas autoridades de la Unión Europea, por ejemplo, el 28 de Marzo se encontró con el Presidente del Parlamento Antonio Tajani, en la cual le manifestó la intención de Londres de continuar siendo un foro de cooperación y que luchará para que los intereses mutuos sean considerados en la negociación final, asimismo, Tajani declaró que “miles de ciudadanos mostraron su apoyo a la Unión Europea en las calles de Londres. Esto muestra que Londres es verdaderamente abierta y multicultural, una verdadera ciudad europea”.

El avance de las premisas pro-europeístas de Sadiq Khan y de una parte del Partido Laborista, quedó atrapado nuevamente en un acontecimiento político nacional: la inesperada convocatoria a elecciones generales por la Primer Ministro, para las cuales las consultoras estimaban que May obtendría una nueva mayoría parlamentaria que le permitiría llevar adelante sus premisas más duras respecto a la salida de la Unión Europea. Sin embargo, pese al panorama poco alentador para el partido liderado por Corbyn, las urnas demostraron lo contrario y sumaron mayor incertidumbre política al país, ya que los Conservadores perdieron 17 escaños (314 representantes en total), mientras que los Laboristas ganaron 34 nuevos escaños en la Cámara de los Comunes (264 en total), quedando los primeros en una situación de “hung Parliament” (Parlamento sin mayorías), es decir, claramente debilitados. Comenzando una nueva batalla, que ya mostró sus primeros movimientos: May está negociando un acuerdo con el DUP (Democratic Union Party de Irlanda-14 escaños) para obtener la mayoría (328), mientras que Corbyn pidió su dimisión y la convocatoria a nuevas elecciones.

Por último, en este contexto, Londres continua mostrando su espíritu europeísta - 49 escaños de los 73 en juego, fueron a los laboristas -, basado en que la prosperidad no llega del aislacionismo sino de continuar siendo parte de la rica historia del Continente y del Mundo, y un motor de crecimiento e innovación arraigado en la esperanza y no en el miedo. A partir de ello, Sadiq Khan, un ciudadano criado en esta premisa, se enfrenta al desafío de evitar que los efectos de la incertidumbre terminen de cubrir a la Ciudad.

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo