Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Cómo evitar la dispersión urbana

Martín Kunik
Director Nacional de Fomento y Desarrollo del ENACOM

Magister en Planificación Urbana (Universidad de Carolina del Norte).

-A A +A
Jue, 20-02-2014
Extender el alcance del transporte público puede provocar efectos no deseados, como la dispersión urbana, que hace que las ciudades se extiendan innecesariamente hasta tierras rurales fértiles, y aumenten los costos de la urbanización. Hay algunas herramientas para modernizar el transporte y disminuir los efectos negativos.

En los últimos meses, el gobierno nacional anunció, entre otras cosas, la electrificación del Ferrocarril Roca y la puesta en marcha de un ambicioso proyecto interjurisdiccional en el que se va a implementar un bus de tránsito rápido (BRT) que conecte La Matanza con la Ciudad de Buenos. Ambos proyectos, además de ser muy necesarios, conllevan una gran cantidad de esfuerzo en planificar antes de poner en marcha las obras. En general, los proyectos de transporte requieren estudios previos para validar cómo se comportará la demanda del modo de transporte a implementar para saber cómo operar y que oferta de tecnología vehicular se necesita. Entre otras cosas, para determinar la demanda hay que mapear rutas, hacer conteos de tráfico, encuestas de origen y destino, mediciones de ocupación de los vehículos para saber el promedio de pasajeros por sentido de tráfico, verificar los puntos de congestión y las velocidades vehiculares, y por último modelar con un software la demanda en diferentes escenarios para optimizar las características de la operación. 

Ahora bien, este tipo de proyectos van detrás de la demanda y eso puede representar un problema más que una solución. El vínculo entre el uso del suelo y el transporte nunca debe ser subestimado ya que ir siempre detrás de la demanda puede provocar que reforcemos la dispersión urbana. En otras palabras, si realizamos proyectos que solo tengan en cuenta la demanda del transporte podemos provocar que la mancha urbana se extienda innecesariamente hasta tierras rurales fértiles y aumentemos los costos de urbanización, ya que urbanizar significa extender la infraestructura de servicios a lo largo del espacio. Y aquí, no me refiero sólo a la región metropolitana de Buenos Aires, sino a una gran variedad de ciudades en el interior del país.       

En este sentido, es muy interesante lo que hizo el estudio Argentina Urbana (2011). Allí se analizó la expansión de la mancha urbana de varias ocho ciudades medianas del interior y de un nodo nacional como es San Miguel de Tucumán a lo largo de tres cortes temporales (1986, 2000 y 2008). El estudio demuestra que, al ritmo al que crece la población, la superficie de la mancha urbana crece mucho más rápido. Por ejemplo, las proyecciones con datos del 2008 con horizonte a 2020 muestran que la mancha urbana de Bariloche crecerá un 35%, el aglomerado Posadas/Candelaria un 34% y la de la ciudad de la Rioja un 32%. Las ciudades que menor crecimiento de la superficie de mancha urbana incluidas en la muestra son Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco) y Venado Tuerto un 14%. Y estos son solo algunos ejemplos.

No hace falta decir, que la dispersión urbana no se produce homogéneamente. La expansión deja grandes espacios intersticiales sin uso, barrios cerrados que aumentan la fragmentación social y planes de vivienda que muchas veces se implementan en territorios sin conectividad debido a la asequibilidad de ese suelo. Por eso es necesario planificar el transporte utilizando integralmente herramientas de ordenamiento territorial que nos pueden ayudar a lo largo del tiempo a urbanizar responsablemente. Algunos instrumentos son 1) cargos diferenciales para penalizar lotes vacantes (cuando no están en uso), 2) regularización de asentamientos informales o suelo que ha sido ocupado de forma irregular, 3) la generación de una reserva previendo la creación de vivienda social, 4) compra de tierra por parte de la municipalidad para uso social (banco de suelo a través de compra, donación, subasta o expropiación), 5) preservación de suelo rural y 6) extensión de los límites de la ciudad permitiendo subdivisiones más pequeñas del suelo rural.

Implementar proyectos que mejoren el transporte público urbano está muy bien. Pero hacerlo bien, conlleva no solo un esfuerzo de la ingeniería del transporte sino la búsqueda de una planificación urbana integral.

Fuente de imagen: welcomeargentina.com

Danos un "Me gusta" en Facebook y seguinos en Twitter.

Registrate para hacer comentarios y recibir nuestra newsletter.

Si vos también tenés algo que decir, decilo en BASTION Digital.  

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Mas en Bastion

BASTION en el mundo