Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Boleta Electrónica: ¿Sí o no?

Lucas Romero Manoukian
Estudiante de Derecho

Analista de @EconomiaenLinea

-A A +A
Lun, 21-09-2015
Una discusión que ha atravesado a la opinión pública y que aún hoy sigue en boga es la de la conveniencia o no de la utilización de la Boleta Única Electrónica (BUE) para las elecciones de nuestro país. Si todo parecería indicar que la BUE haría el proceso de elección más rápido, evitando también los votos nulos, la falta de boletas, y el gasto desmesurado de materiales y logística, ¿por qué no implementarla en todo el país?

Me tocó ser autoridad de mesa en los últimos comicios en una escuela de Capital Federal, donde al igual que en todo el país, no se implementó este sistema sino que la elección se efectuó utilizando el modo tradicional: sobres, boletas de papel y escrutinio manual.

Algunos de los votantes que me tocó recibir se encontraban molestos por tener que volver a este sistema, alegando que era más inseguro, lento y atrasado. De hecho, hasta se ha lanzado una junta de firmas online exigiendo la implementación de la Boleta Única Electrónica para las elecciones de octubre, algo que muy probablemente no suceda para tal fecha. Más aun teniendo en cuenta que el art. 54 de la Ley 19.945 (Código Nacional Electoral) dispone que la convocatoria a elección debe efectuarse con un mínimo de 90 (noventa) días de anticipación, expresando, entre otros puntos, el sistema electoral aplicable.

En Argentina, el sistema de BUE, que no es igual al voto electrónico, tuvo dos primeras y recientes experiencias en las elecciones distritales de la provincia de Salta y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En este último caso, si bien a mi juicio no existió un período razonable de capacitación para votantes y fiscales (incluido un fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad el cual ordenó al gobierno porteño poner maquinas a disposición de los partidos de la oposición), lo cierto es que el sistema funcionó relativamente bien. Excepto por algunos inconvenientes en ciertas mesas y la demora en el escrutinio de algunas otras, la votación se desarrolló en forma ágil y tranquila.

Ahora, si todo parecería indicar que la Boleta Única Electrónica haría el proceso de elección más rápido, evitando también los votos nulos, la falta de boletas, y el gasto desmesurado de materiales y logística, ¿Por qué no implementarla en todo el país?

Ante este interrogante, las respuestas son varias y los debates y discusiones que cada una de ellas genera también. Desde la oposición mayoritaria, se denosta el sistema actual caratulándolo de arcaico y poco transparente. En algunos casos hasta se intenta sacar rédito de la discusión deslizando sutilmente el concepto de fraude. En el caso del oficialismo, parece no haber una postura definida y homogénea, mientras el actual Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se opone férreamente al BUE, el ahora candidato a la presidencia por el Frente Para la Victoria, Daniel Scioli, no descarta analizar la propuesta para futuras elecciones.

Por un lado podemos decir que no todos los partidos políticos y menos sus apoderados (representantes encargados de velar por el correcto desarrollo de los comicios) cuentan con la capacidad técnica/intelectual para poder llevar a cabo un adecuado control de los sistemas informáticos utilizados, mientras que por el otro, podemos afirmar que el votar con boletas que miden hasta 1,2 metros (Catamarca) o 90 cm (Buenos Aires), tampoco resulta razonable desde el sentido común. Para quienes están a favor, el sistema de BUE garantiza un conteo más expedito y permite la transmisión y disponibilidad inmediata de resultados oficiales, pero para quienes están encontra, no hay voto más seguro y fidedigno que el que se efectúa con la boleta de papel.

¿Qué sucede en otros países, en el mundo?

En América Latina, Brasil ha sido pionero en la utilización del voto electrónico desde 1996, sistema que fue modificando con los años para garantizar mayor seguridad. Venezuela también ha recorrido también este camino, comenzando con un sistema similar al aplicado en la C.A.B.A. y Salta (Argentina) hasta llegar a una altamente cuestionada automatización integral/completa.

No existen en Latinoamérica otros países que hayan implementado el voto electrónico en todo su territorio, pese a que naciones como Perú, Colombia y Ecuador están avanzando en la puesta en funcionamiento del mismo.

La mayoría de los países del mundo no cuentan con este sistema, y hasta en algunos casos, el mismo se encuentra prohibido o paralizado (Finlandia, Reino Unido, Holanda, Irlanda, etc).

En el año 2009, la Corte Suprema de Alemania declaró inconstitucional la utilización de urnas electrónicas por no permitir el sistema de votación electrónica la fiscalización del proceso electoral por personas sin conocimientos técnicos.

En Estados Unidos, donde desde hace años se aplica el voto electrónico, son famosas las denuncias de fraude electoral y manipulación electrónica que han ungido a George W. Bush como presidente de la Nación en el año 2004.

Tal como lo mencionamos anteriormente, no es lo mismo el voto electrónico que la Boleta Única Electrónica. Someramente, en este segundo sistema, la máquina electrónica imprime una boleta luego de que el elector haya confirmado su voto, la cual posteriormente es ingresada dentro de la urna. La clave aquí se haya en una palabra que bien podría pertenecer a la lengua portuguesa, el “escrutinio”.  Aunque el sistema sea diferente al del voto electrónico, el conteo de votos se contabiliza en forma digital, lo cual trae aparejado los mismos cuestionamientos en cuanto a la seguridad del sufragio.

La aplicación de la BUE en el largo y hasta diría en el mediano plazo resultaría inevitable, será cuestión de consolidar los instrumentos suficientes para garantizar la seguridad de uno de los actos constitutivos de la democracia, la elección por parte del pueblo de sus representantes.

  • nah
  • mmm
  • aprobada
  • aplausos
  • ovación

Más en Bastión

BASTION en el mundo