Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

El viajar es un placer

El viajar es un placer

Walter Duer
Escribo viajando y viajo escribiendo

Nací en Buenos Aires en 1974. Me dedico al periodismo desde 1992 y al periodismo de viajes desde 2004. Soy autor de Boca, el libro del Xentenario (Planeta, 2004), Marcados por el destino (Asunto Impreso, 2006), Manual del buen judío (Sudamericana, 2007), Judíos in love (Sudamericana, 2009) y Fulbo (Asunto Impreso, 2012), entre otros libros. 

El viajar es un placer

Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
De todas las asignaciones profesionales que tuve relacionadas con el mundo de los viajes, una de las más exóticas fue la que debí encarar hace unos pocos días: una recorrida por el barrio de Flores, tras los rastros del Papa Francisco. Es decir, debía hacer un tour autoguiado a diez cuadras de distancia de la casa en que nací para ver si el niño Bergoglio, también nacido y criado por allí, había dejado alguna huella interesante.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
La ciudad de Grasse, Francia, es la cuna del “enfleurage”, una técnica utilizada en perfumería que consiste en poner en contacto las sustancias aromáticas con una grasa especial que logra apoderarse de su esencia y conservarla que, a su vez, fue lo que hizo que el negocio del perfume explotara durante el siglo XVIII. Su Museo de la Perfumería muestra las desventuras y los avances conseguidos por los expertos de la ciudad a lo largo de la historia.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
Después de ver haber visto cinco bodas en las playas Aruba y una en Curaçao, puedo decir por qué no siempre es una buena idea: se junta arena en los pliegues de los vestidos, la orilla se a llena de curiosos que arruinan la foto idílica de la pareja frente al mar, niños ajenos atraviesan corriendo por el medio de la ceremonia y un tornado puede llevarse puesta a la novia.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
Aunque averigüe todo por Internet antes de viajar, los hoteles son para los viajeros un misterio y todos tienen su cuota de sorpresa. Pero hay algunos hoteles “infalibles”, aquellos que invitan a pasar más tiempo en ellos. Hace poco tuve la fortuna de alojarme en dos hoteles de estas características: el Ritz-Carlton de Miami y el Nun de Asís, Italia.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
Lo primero que hay que saber sobre Canela y Gramado, dos ciudades ubicadas a 8 kilómetros una de la otra y ambas a unos 130 kilómetros de Porto Alegre, es que en nada se parecen a la imagen mental que el turista suele hacerse de Brasil. Aquí no hay playas de arenas blancas ni garotas meneándose al ritmo de la samba.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
Sintra, una localidad ubicada a veinte kilómetros de Lisboa, en Portugal, es toda verde y gris. Verde la vegetación excesiva que se vislumbra a los cuatro costados y que oculta palacios encantados, prácticamente calcados de lo que se guarda en la imaginación respecto de cómo deberían ser los castillos de los cuentos de hadas. Gris, la ruta adoquinada. Verde, la muralla que demarca el camino, comida por el musgo.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
Insólito territorio la República de Kugelmugel. La busqué en diversos directorios internacionales, en las Naciones Unidas hasta en la FIFA, la entidad madre del fútbol mundial, que ha demostrado a lo largo de la historia afiliar a cualquier fragmento de tierra que se autoproclame nación siempre y cuando le produzca algún negocio. La respuesta fue siempre igual de negativa. Como si no existiera. Pero existe. Yo estuve ahí.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
No logro definirme si lo que siento por las personas que se pasan los viajes desarrollando actividades de turismo aventura es pena o envidia. Soy una persona curiosa, con una larga lista de actividades que quiero experimentar alguna vez en la vida. Pero carezco por completo de la habilidad de dominar cualquier elemento del universo de manera natural.
Walter Duer Escribo viajando y viajo escribiendo
A partir del 11 de septiembre son culpables de terrorismo potencial todas aquellas personas que se suben a un avión. Desde entonces, atravesar el área de seguridad es una completa humillación. Uno debe quitarse los zapatos, sacarse el cinturón, dejar todas las cosas metálicas de los bolsillos. Todo esto para llegar al avión y descubrir que, en business, sirven la comida… con cuchillos de metal.

Páginas

Más en Bastión

BASTION en el mundo