Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Natalia A. Volosin

Candidata a Doctorado en Derecho (Universidad de Yale). Trabaja sobre temas de criminalidad económica, control de corrupción y compras públicas. 

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

En este primer año de gestión el Gobierno priorizó el clásico enfoque penal de la corrupción en desmedro de una política preventiva, que es la única que puede atacar los déficits institucionales subyacentes que la producen. Ello no lo hace distinto ni peor que los gobiernos anteriores: ningún sector de la dirigencia política, económica y social ha querido hasta ahora desarmar en serio la máquina de la corrupción.

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

El proyecto de ley de contratación público-privada aprobado por Diputados aumenta en forma significativa los riesgos de corrupción. No se puede transplantar un proyecto PPP del mundo ideal a la Argentina, donde hacemos obra pública con una ley de 1947, sin transparencia, órganos de control razonables ni participación ciudadana. ¿Adónde está la famosa ley de transparencia en obra pública? ¿Cuándo van a reformar Ley de Ética Pública? ¿Para cuándo la OA independiente?

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

La Sala II de la Cámara Federal de La Plata resolvió el caso “Miralles”, en el cual por primera vez en la historia jurídica de nuestro país se declaró la imprescriptibilidad de la corrupción. El voto del juez Leopoldo Schiffrin citó en apoyo de su decisión una columna que publiqué en noviembre de 2015. Mi postura favorable a la imprescriptibilidad, sin embargo, era significativamente más limitada.

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

Si Mauricio Macri fue accionista de Fleg Trading tendría que haberlo declarado ante la AFIP y la Oficina Anticorrupción. Si no lo fue, es discutible si debió informar que tenía un cargo de vicepresidente de la sociedad. Y si el grupo empresario familiar local (que integraba) era dueño de la sociedad, también debió declararlo. Para aclarar esta situación Macri debe mostrar cuándo se disolvió la sociedad, mostrar la DDJJ de Franco Macri, explicar los vínculos con el grupo familiar, y mostrar la documentación de actividad real de la empresa en Brasil.

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

La designación de Ricardo Echegaray al frente de la AGN es cuestionable: no pueden ser designados auditores generales quienes tengan procesos judiciales pendientes. Pero ello no debe hacernos perder de vista que la AGN sufre serias debilidades institucionales que deben ser atendidas en forma urgente. La ley que reglamenta su creación y funcionamiento está demorada hace 22 años.

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

Hay algo que ni el ejemplar fallo del Tribunal Oral Federal N° 2 ni el sistema penal pueden resolver: los déficits sistémicos del Estado que, aprovechados por un grupo de inmorales, resultaron en la mal llamada “tragedia” de Once. Es imperioso corregir las fallas del sistema que generan nichos de oportunidad para la corrupción y que reducen los incentivos y capacidades de control por parte de los organismos competentes del propio Estado y de la sociedad civil.

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

El gobierno electo de Mauricio Macri ha dado algunas señales que permiten inferir si habrá cambio o continuidad en materia de políticas anticorrupción. El discurso, las propuestas para impulsar las causas judiciales, el futuro de la Oficina Anticorrupción y la transparencia del ambicioso plan de infraestructura prometido en la campaña son aspectos cruciales para considerar y sugerir ajustes que aseguren reformas serias y efectivas.

Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

Desde el punto de vista práctico-político, la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción es herramienta necesaria, viable en términos jurídicos y positiva desde lo simbólico. Sin embargo, no resolverá la falta de juzgamiento efectivo (y, eventualmente, de condenas). Esto demanda profundas reformas sobre el proceso, el Poder Judicial y la profesión.

 
Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

La aparente tolerancia cultural frente a la corrupción suele ser una muestra de resignación y, en algunos casos, de temor a las represalias. Esto es justamente lo que ocurre en la Argentina. Suele decirse que condenamos la corrupción y luego votamos dirigentes deshonestos, y que eso nos convierte en una sociedad hipócrita. No somos hipócritas: estamos frustrados. La honestidad de los dirigentes es un valor que debe ser reconocido. Pero con ello no alcanza para combatir la corrupción, que no es un asunto moral sino institucional.

 
Natalia A. Volosin Master en Derecho (Universidad de Yale)

La idea que persiste detrás de iniciativas como la Conadep o el “Candy Crush” de la corrupción es que la corrupción es un problema moral o cultural, que debemos enfrentar castigándolo. Pero la manera más efectiva de encarar este problema es previniendo: la corrupción no es una enfermedad, es un síntoma. La enfermedad son los déficits institucionales que generan oportunidades para la corrupción.

Más en Bastión

BASTION en el mundo