Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Cecilia Pinedo

Socia y chef de Como Sapiens. Inquieta. Cocino, canto y escribo. Viajo. Curiosa. Me dedico a la amistad.

Cecilia Pinedo Chef y Escritora
Cuando cumplí 8 años me compraron mi torta favorita: la "Torta Verde" de la casa Steinhouser, con cobertura de mazapán y bizcochuelo y dos capas de crema con un poquito de gusto a almendras. Era la mejor torta del mundo, pero nadie la comía. Me metí en la boca la almendra con mazapán marrón que venía arriba de decoración y pasó por atrás mío María Julia González Álzaga, que me tiró del pelo dos veces y me dijo al oído: “Estás sola por rara”.
Cecilia Pinedo Chef y Escritora
Ayer compré dos baguettes en una panadería francesa que me recomendaron en el Mercado Roma. Bordes duros y marrones, el resto dorado; la miga tenía burbujas de aire medianas. De sabor eran apenas amargas. Calenté una en el horno, la partí por la mitad y me hice dos bruschettas con palta, sal, pimienta y oliva, como las comes vos. Tenemos un problema más grande que la distancia: estoy enamorada.
Cecilia Pinedo Chef y Escritora
Lo lindo de las mesas de navidad es la diversidad de comida que hay porque están las papas al curry de tu tía, el pionono del amigo de tu primo, la ensalada de la novia de tu sobrino que vive en Tucumán, el chutney de mango de tu abuela. Quise que este post sea una gran mesa navideña así que invité a varios amigos a poner sus recetas. ¡Felices Fiestas!
Cecilia Pinedo Chef y Escritora
En la casa de mi tío Manuel, en Salta, navidad se empieza a organizar en septiembre, el día que él va al campo de un amigo en Quijano y compra un pavo para engordarlo durante cuatro meses en su jardín con maíz y miga de pan remojada en leche, nueces y pasas de uva. Todos los años bautizamos al bicho con un nombre distinto y cuando tenía 11 mi tío me dejó elegir a mí. Le puse Zuleta.
Cecilia Pinedo Chef y Escritora
Hay un corte de carne de vaca que se llama queperí: finito, oscuro, jugoso, con una tapa crocante difícil de cortar. Cuando quiero comprar en Buenos Aires llamo al carnicero y le pido el corte que está a continuación del matambre, debajo de la tapa del pecho, pegado con el vacío. En Buenos Aires no existe el queperí pero los caprichosos nos damos maña.

Más en Bastión

BASTION en el mundo