Bastion Digital Argentina

Leé mejor, mirá diferente

Ingresá con

Andrés Chambouleyron

Ph.D. en Economía

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

Según la teoría económica, el precio de un servicio debe fijarse en línea con su costo económico de prestación. Pero si bien esto es conceptualmente correcto, a la hora de calcular ese valor de equilibrio, en la práctica surgen varios inconvenientes. Un caso paradigmático son las prestadoras de servicios públicos ¿Deben las tarifas de los servicios públicos reflejar el costo económico de su prestación?

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

La ley de hidrocarburos que será votada hoy acepta pasivamente que Argentina es un país de alto riesgo y que la única forma de obtener inversión extranjera en el sector es otorgando beneficios extraordinarios a los inversores. El problema es que esos beneficios no solo no reducen el riesgo sino que lo incrementan, aumentando la probabilidad de futuras violaciones contractuales o cambios en las reglas de juego. 

 

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

El próximo golpe al bolsillo será una reducción de los subsidios a la electricidad en las provincias, y al transporte automotor, que hasta hoy han sido otorgados en forma totalmente discrecional, sin ninguna intención de favorecer a zonas más alejadas o provincias más pobres, sino todo lo contrario.

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

Contrariamente a lo que se supone, los subsidios aplicados al gas y a la electricidad no van a las compañías de servicios públicos. Esta confusión tan común surge de ignorar que lo que se subsidia es un precio, no una tarifa. La tarea que le espera al gobierno actual y a la próxima administración es no solamente desmantelar la madeja de subsidios, sino también lidiar con el atraso tarifario de las empresas de servicios públicos. 

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

Se habla mucho de los subsidios a la energía o al transporte, pero poco de los subsidios que cubren el déficit de la empresa Agua y Saneamiento Argentinos, que pasaron de $ 25 millones en 2006 a $ 6.300 millones para 2013. AySA necesita modificar su modelo de gestión, pero descartando tanto privatización como la actual gestión estatal, se impone un governance alternativo. 

Andrés Chambouleyron Ingeniero industrial

Es probable que un governance intermedio entre la prestación estatal y la relación bilateral estilo de las privatizaciones de los 90 sea el adecuado hasta desarrollar instituciones más creíbles. Este modelo mixto demanda reducir la especificidad de la inversión a cargo de la empresa concesionaria y reducir la incertidumbre sobre las futuras transacciones.

Más en Bastión

BASTION en el mundo